Recreativo de Huelva

Monteagudo-Salmerón, dos formas bien distintas de entender el fútbol

  • El que será nuevo técnico del Recreativo de Huelva apuesta por el juego de ataque mientras que para su antecesor la defensa es básica. Aketxe, Rubén Cruz, Kike Rivero y Óscar Ramírez, opciones

Monteagudo tiene una concepción del fútbol más ofensiva que su antecesor. Monteagudo tiene una concepción del fútbol más ofensiva que su antecesor.

Monteagudo tiene una concepción del fútbol más ofensiva que su antecesor. / H. Información

Alberto Monteagudo, a falta de confirmación oficial, va a iniciar una nueva etapa en el Recreativo de Huelva, pero ahora no como jugador, sino en los banquillos. El técnico albaceteño de 44 años de edad (27 de septiembre de 1974) liderará el nuevo proyecto albiazul, donde inculcará su filosofía de juego.

Para empezar, la directiva del Decano ha apostado por un técnico con una filosofía de juego totalmente distinta a la que tenía José María Salmerón; éste último tenía como base una defensa sólida sobre la que cimentar sus equipos, que siempre han estado entre los menos goleados, mientras que Monteagudo apuesta por un fútbol más de ataque, gustándole la posesión del balón y un estilo más ofensivo, estando entre los más realizadores.

Como técnico ha dirigido al Lucena, Cultural Leonesa, Badajoz, Cádiz, La Roda, Cartagena, Apollon Smyrnis de Grecia y al Lugo, su último equipo. Su etapa más exitosa la vivió en el Cartagena, quedándose a las puertas del ascenso a Segunda A, que se le escapó por 30 segundos.

El sistema de juego más habitual de Monteagudo es el 4-2-3-1

En el conjunto departamental tenía como sistema de juego más habitual el 4-2-3-1. Le gusta el fútbol de toque, jugar con las bandas, con futbolistas que dominen el centro del campo. En el doble pivote se decanta por un cerebro y por otro jugador más luchador; los extremos son de gran importancia, para abrir el campo y para surtir de balones a su delantero. Le gusta el ‘9’ clásico, rematador, un jugador de área, y no busca alguien de segunda línea ni que abra espacios, sino un goleador.

Como defecto, quizás sea ‘reservón’ en las grandes citas; por ejemplo, con un 1-0 a favor no hará cambios para sentenciar, sino para asegurar el resultado. En su último año en Cartagena se le criticó que en los play off de ascenso alinease una defensa de cinco y que el equipo jugase sin la alegría que demostró durante la liga. Monteagudo no es una persona de carácter fuerte, sino dialogante, cercano, con un discurso normal, sin excentricidades.

El fichaje de Monteagudo para liderar el nuevo proyecto del Decano puede traer aparejado la llegada de algún jugador de su confianza, sobre todo de su etapa en el Cartagena, la más exitosa de su trayectoria en los banquillos. Jugadores a tener en cuenta son Rubén Cruz, un delantero por el que ya se interesó el Recreativo y que llegó al Cartagena en el mercado de invierno, anotando más de 10 goles en la segunda vuelta; no va seguir en el cuadro departamental, aunque el Córdoba ha mostrado interés por él y cuenta con ofertas de varios sequipos. Otro delantero de su gusto es Isaac Aketxe, una opción remota, al que le resta un año de contrato.

Kike Rivero fue su cerebro en el centro del campo y esta temporada ha jugado con el Racing de Santander, con el que ha ascendido a Segunda A, pero queda libre. Un jugador interesante. Óscar Ramírez también lo jugó todo durante la época de Monteagudo y pese a que tiene un año más de contrato, en Cartagena ya están especulando con su salida.

El Cartagena volverá a ser este año uno de los rivales en la lucha por una de las cuatro primeras plazas, pero su apuesta por el ascenso no es tan fuerte como esta pasada campaña. Ha tenido jugadores ‘top’ y ahora bajará un poco el nivel, con un proyecto medio-alto, de ahí que pueda perder a jugadores de primer nivel para la categoría, y ahí podría entrar en escena el Recreativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios