Provincia

Los usuarios del Piedras recibirán información sobre el calado de la ría

  • Puertos pone a disposición de los marineros los estudios bimensuales de los fondos de la desembocadura

Comentarios 1

Las quejas expresadas hace dos meses por los usuarios y navegantes del Piedras siguen dando sus frutos y ante la denuncia pública que realizaron hace unos meses a través de la plataforma integrada por las cinco asociaciones, clubes y puertos que operan en el río, además de otros colectivos como la Asociación de Armadores y Marineros del Puerto de El Rompido, y navegantes a título individual, cuando alertaron sobre la peligrosidad de acceder con sus embarcaciones a la ría por las dificultades que presentaba su canal de acceso, la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) ha decidido hacer públicas las batimetrías (estudio de las profundidades marinas) más actuales realizadas en la desembocadura de dicho río por la Autoridad Portuaria de Huelva.

De esta forma, los interesados pueden consultar en la página web de Puertos de Andalucía (http://www.eppa.es), en la sección de los puertos de El Terrón y El Rompido, las últimas batimetrías realizadas, que se irán actualizando con una periodicidad aproximada de dos meses y en las que se reflejan exactamente y diferenciados por colores, los metros de calado de toda la zona.

Según la APPA, con esta información se pretende, entre otros fines, "aportar una mayor información sobre los calados concretos, aumentando así la ayuda a la navegación en la zona". Del mismo modo añade que "la posición de las boyas de señalización del canal estará siempre dispuesta conforme al estado del mismo".

La desembocadura del Piedras es uno accidentes geográficos más dinámicos del litoral español. La manga arenosa (o flecha) de 12 kilómetros que los flujos y reflujos de las mareas, las corrientes, los vientos y las aportaciones sedimentarias del Piedras esculpen diariamente desde hace ya más de dos siglos justo donde este río vierte sus aguas al océano, crece anualmente unos 32 metros al año. Según los datos que maneja el Departamento de Geología Costera de la Universidad de Huelva, de este enorme dinamismo dan fe las 23 toneladas de arena que en cada cambio de marea mueven las corrientes marinas y fluviales en su desembocadura a través de la canal de acceso.

Un hecho difícil de compaginar con la navegabilidad de las aproximadamente 2.000 embarcaciones que encuentran abrigo en la ría y que se reparten entre el puerto pesquero de El Rompido y las cinco instalaciones portuarias deportivas existentes en la misma (club náutico Río Piedras, asociaciones deportivas náuticas San Miguel y Nuevo Portil, Marina El Rompido y puerto de El Terrón).

Los usuarios del Piedras denunciaron en este sentido hace unos meses sentirse "prisioneros" en dicha ría como consecuencia de las dificultades que para la navegación supone el cierre de su desembocadura debido a los sedimentos y bancos de arena que se acumulan en el extremo más oriental de la flecha. Del mismo modo alertaron sobre la necesidad de poner en marcha medidas encaminadas a asegurar la navegabilidad en la zona, así como para garantizar la seguridad de los navegantes, como la finalización del dragado llevado a cabo en la desembocadura del Piedras entre 2009 y 2010 y que según ellos "quedó incompleto"; su mantenimiento una vez acabado; y un correcto balizamiento de toda la zona ya que la actual señalización está provocando una situación "caótica" entre quienes no la conocen.

El cierre de la ría, según manifestaron, impide el libre tránsito de las embarcaciones, cuyos patrones tienen que tener en cuenta factores como las mareas o el estado de la mar para entrar o salir del río, teniendo en ocasiones que esperar hasta 14 horas para ello. En el caso de embarcaciones con más de 1,5 metros de calado, "el tránsito es ya prácticamente imposible".

El número de accidentes se disparó el año pasado en una zona considerada por Salvamento Marítimo de las más peligrosas del golfo de Cádiz para navegar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios