Provincia

El cese temporal del transbordo fluvial ensancha el Guadiana

  • La interrupción temporal del servicio de transbordador entre España y Portugal aleja un poco más ambos países

Joaquín José Almeida es portugués, aunque vive en Córdoba desde hace 40 años, y siempre cruza en barco Joaquín José Almeida es portugués, aunque vive en Córdoba desde hace 40 años, y siempre cruza en barco

Joaquín José Almeida es portugués, aunque vive en Córdoba desde hace 40 años, y siempre cruza en barco / Jordi Landero (Ayamonte)

"Vidas Cruzadas". Podría referirse al nombre de la obra de teatro del español Jacinto Benavente, estrenada en el año 1929; a la película del director también español Luis Marquina (1942); o a la del estadounidense Robert Altman (1993). Y por qué no, hasta a la grata experiencia de cruzar en ferry el río Guadiana para desplazarse entre dos países, España y Portugal, en un apetecible y relajante paseo de apenas 15 minutos disfrutando de uno de los atardeceres más espectaculares de Andalucía.

Y es que en dicho transbordador, el Virgen de los Milagros, cada día se dan cita los caminos de cientos de viajeros. Cada uno con un destino y una procedencia distintos. Y cada uno con sus propias expectativas, motivaciones, sueños y emociones. Pero que a pesar de ello se ponen en común y se entrecruzan durante ese mágico cuarto de hora que dura la travesía.

Todo ello hasta la semana pasada, cuando por falta de viajeros, y por tanto ante la ausencia de las vidas que se cruzan a bordo de la histórica barcaza, sus propietarios decidieron interrumpir temporalmente el servicio de transbordos entre ambos países hasta la llegada de tiempos mejores. Y es que el coronavirus, y la pandemia asociada al mismo, parecen estar dispuestos a llevarse por delante todo lo que encuentren a su paso, incluidos estos pequeños placeres que, a ojos de cualquier viajero, dan un toque distinto al destino elegido para pasar unas vacaciones.

Una de las últimas viajeras en cruzar el Guadiana en el Virgen de los Miladros Una de las últimas viajeras en cruzar el Guadiana en el Virgen de los Miladros

Una de las últimas viajeras en cruzar el Guadiana en el Virgen de los Miladros / Jordi Landero (Ayamonte)

Huelva Información ha sido testigo directo de dos de los últimos viajes del Virgen de los Milagros. El primero con destino al municipio luso de Vila Real de Santo António, en el que la presencia a bordo de un solo viajero acompañando a sus cuatro tripulantes dio fe del motivo que ha llevado a la empresa Transporte Fluvial del Guadiana a adoptar tan difícil decisión. En el viaje de regreso hacia Ayamonte hubo algo más de suerte y fueron alrededor de una decena las personas que, por última vez en los próximos meses, cruzaron sus vidas durante la travesía.

Dos de ellas, dos chicas originarias de Colombia pero residentes en Holanda, contaron a esta redacción que se encuentran en la zona para visitar a unos familiares que residen en Nuevo Portil, y que decidieron cruzar a Vila Real para disfrutar de la "grata experiencia de una travesía que te transporta entre dos países". Así lo relató una de ellas, Mari Luz Ortiz, que con el típico acento y vocabulario de su país la describió como una experiencia "muy chévere, sobre todo por comprobar los contrastes entre España y Portugal, separados solo por un río y por un viaje de apenas unos minutos".

Otro de los viajeros, Joaquín Meseguer, viene de Madrid y afirmó que estuvo unos años trabajando entre Huelva y Sevilla, de ahí que conociese la zona. Ahora, en un nuevo viaje, esta vez "medio de trabajo, medio de placer" y en compañía de otra persona, aseguró que al venir en coche de alquiler no puede cruzar con él de un país a otro. Es por ello por lo que, "para conocer el Algarve" ha decidido hacer en barco la travesía, la cual confesó que le ha "sorprendido, y mucho, por lo gratificante de la experiencia".

El timonel del Virgen de los Milagros en uno de los últimos viajes de la embarcación El timonel del Virgen de los Milagros en uno de los últimos viajes de la embarcación

El timonel del Virgen de los Milagros en uno de los últimos viajes de la embarcación / Jordi Landero (Ayamonte)

Otra de las vidas que esa tarde se entrecruzó a bordo del Virgen de los Milagros con las del resto de viajeros fue la de la portuguesa María Carmencita Oliveira, que a sus 67 años, y ayudada de un andador, confesó sorprendida a este periódico haberse enterado del inminente cese del servicio de transbordos en el mismo momento de ser preguntada por ello. "¿Qué van a interrumpir los transbordos? –preguntó con asombro- ¿por qué?", a lo que añadió inmediatamente: "si yo no tengo coche…, ¿qué voy a hacer ahora?".

Resulta que María Carmencita reside en Ayamonte, y que según señaló cruza a menudo en el barco a Vila Real de Santo António para visitar a sus familiares. "Esto es muito horroroso", concluyó con esa original mezcla de palabras portuguesas y españolas tan típica de la zona.

Joaquín José Almeida también es portugués. Pero vive en Córdoba desde hace ya más de 40 años y se desplaza muy a menudo entre ambos países por motivos familiares. Y lo hace en barco. Este día viaja con la única compañía de una maleta y una bolsa de las tiendas oficiales de la selección portuguesa de fútbol. "Força Portugal" es su nombre, impreso en amarillo sobre los colores verde y rojo de la bandera lusa. En perfecto castellano afirmó que le gusta cruzar en barco: "siempre lo he hecho así, y lo seguiré haciendo mientras pueda", a lo que añadió apenado que "es un fastidio que este servicio se interrumpa. Una pena. No sé como lo haré la próxima vez si esto no cambia. Pero si hay que hacerlo por la salud y por el bien de todos, no hay más remedio que aceptarlo" concluyó.

Con el semblante triste Juan Valenzuela, uno de los socios de Transporte Fluvial del Guadiana, señala a Huelva Información en la orilla portuguesa mientras aplicaba gel hidroalcohólico a los pocos viajeros que van subiendo a bordo que el cese del servicio "será solo durante un pequeño periodo de tiempo, mientras se estabiliza la situación sanitaria".

Juan Valenzuela mira al Ayamonte desde el Virgen de los Milagros Juan Valenzuela mira al Ayamonte desde el Virgen de los Milagros

Juan Valenzuela mira al Ayamonte desde el Virgen de los Milagros / Jordi Landero (Ayamonte)

Y es que, según añadió, la afluencia de pasajeros "ha caído en lo que llevamos de año un 75% en el servicio de transbordador, y un 100% en el de excursiones por el Guadiana", que la misma empresa ofrece con otro barco. "Está siendo un año para olvidar –lamentó- a pesar de que en los meses de enero y febrero "teníamos unas perspectivas muy buenas, con un 15% por encima del año anterior. Pero en marzo empezó la cuarentena, el cierre de fronteras, y tuvimos que parar. El 1 de julio retomamos la actividad pero ya habíamos perdido toda la campaña de primavera. Y en verano la situación no remontó, hasta que la afluencia de viajeros es ahora casi nula, lo cual no da para cubrir los gastos de todo el año".

La situación del servicio de excursiones "es mucho peor" prosiguió Valenzuela, ya que en octubre del año pasado "teníamos la agenda casi al completo para todo el 2020, pero con la pandemia las agencias de viajes empezaron a suspender y se canceló absolutamente todo, hasta el punto de que este año no hemos hecho ni una excursión".

Obviamente, puntualizó, la situación para la empresa es ya "insostenible" dado que "no cubrimos ni el coste del gasoil que consume la embarcación".

Transporte Fluvial del Guadiana lleva desde el año 1991 uniendo España y Portugal a través del Guadiana, tres décadas durante las que "ni un solo día se ha interrumpido el servicio, salvo los meses del confinamiento de la pasada primavera", añade Juan Valenzuela, para quien "hemos tomado esta decisión muy a nuestro pesar y después de meditarlo mucho y de intentar por todos los medios buscar alternativas".

El número de viajeros ha caído un 75 por ciento este año El número de viajeros ha caído un 75 por ciento este año

El número de viajeros ha caído un 75 por ciento este año / Jordi Landero (Ayamonte)

A pesar de todo, añade con cierto optimismo, "estaremos operativos en el menor tiempo posible y volveremos con todas las ganas que le hemos puesto durante estos 30 últimos años a esta bonita labor de unir por barco España y Portugal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios