Pesca

El sector del cerco demanda un nuevo plan de gestión de la sardina

  • Los pescadores solicitan una cuota mínima de 14.000 toneladas para el próximo año. Aseguran que los últimos estudios científicos sobre las reservas son positivos

Los rederos reparan los aparejos de pesca en el puerto de Isla Cristina. Los rederos reparan los aparejos de pesca en el puerto de Isla Cristina.

Los rederos reparan los aparejos de pesca en el puerto de Isla Cristina. / H. Información (Huelva)

El sector pesquero del cerco demanda un nuevo plan de gestión de la sardina y poder capturar el próximo año 14.000 toneladas en aguas de la Península Ibérica. La petición legar tras conocerse un estudio científico que constata la recuperación de la especie.

Así lo ha indicado a este periódico el presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope) y patrón mayor de la Cofradía de pescadores de Punta Umbría, Manuel Fernández, tras una reunión mantenida por el sector del cerco de España y Portugal.

Los pescadores de ambos países entienden que es necesario un nuevo plan de gestión de la sardina, con una duración de más de tres años, que permita aumentar las capturas de manera progresiva, conforme al stock, para poder garantizar la viabilidad de la actividad.

Inicialmente, plantean poder pescar 14.000 toneladas en 2020, lo que supone un incremento de casi 3.000 toneladas, respecto a la cuota asignada para este año, una cifra similar a la de 2018 cuando la flota ibérica contó con una cuota de 14.600 toneladas para los barcos de los dos países, que se tradujo, sin embargo, en una reducción de más de 2.400 toneladas respecto a las del año anterior.Según Fernández, el último estudio arroja unos resultados positivos lo que permite “ser optimistas” de cara a los años venideros.

Los cerqueros apuran las últimas capturas de sardina antes de la parada biológica de dos meses

La flota de cerco andaluza (84 barcos) tiene asignada para este años una cuota de algo más de 980 toneladas, lo que supone una medida de unas 12 toneladas por barco. El cupo total para la pesquería de la sardina en aguas ibéricas para las embarcaciones de España y Portugal es de 10.799 toneladas, una cantidad que los pescadores consideraron insuficiente, ya que planteaban como punto de partida 15.425 toneladas.

En cualquier caso, la temporada de la captura de la sardina están llegando a su fin, y culminará cuando comience la parada biológica de dos meses. En este punto, el Ministerio de Pesca ha expresado la intención de conceder subvenciones a las embarcaciones mientras estén inactivas durante el paro forzoso para la regeneración del caladero.

Ayudas

La idea de la Administración central es que la flota reciba la asistencia económica durante treinta días, aunque el plazo podría ampliarse a más tiempo, por lo que falta por concretar el periodo de las ayudas.Por su parte, los pescadores presentaron en su día una propuesta ante la imposibilidad de poder obtener una mayor cuota. Esta se refiere a las ayudas a minimis, que consisten en recibir una compensación económica a la falta de rentabilidad por las escasas capturas. Este tipo de ayudas han sido otorgadas en ocasiones a otras modalidades de pesca.

El Gobierno andaluz ha mostrado su respaldo al sector en su reivindicación de aumento de la cuota, al tiempo que ha trasladado también una propuesta al Ministerio sobre ayudas a los barcos del cerco.

Mientras tanto, las flotas del cerco de Huelva que faenan en el Golfo de Cádiz apuran los últimos momentos para culminar las capturas y alcanzar el cupo establecido. Ante la escasez del recurso, y previo a los meses de verano, los pescadores han reservado buena parte de la cuota para no agotarla y aprovechar su venta los meses cuando adquiere más valor en el mercado. Así, las empresas pesqueras se han autogestionado y han salido a faenar dependiendo del precio de la sardina, ya además las embarcaciones han podido pescar boquerón, jurel y caballa.

La competencia desleal de la chirla italiana hace “estragos” en la draga hidráulica del Golfo de Cádiz

Otro sector pesquero que no pasa por sus mejores momentos es el de la draga hidráulica que captura la chirla, por la “competencia desleal” de Italia. El patrón mayor de Punta Umbría ha asegurado que la chirla italiana está ocasionando verdaderos estragos, debido a los bajos precios con los que se comercializa ésta.

Aunque el sector de la chirla del Golfo de Cádiz y la Junta de Andalucía han hecho un frente común contra la competencia italiana, con un incremento de los controles en cuanto a trazabilidad y seguridad alimentaria, la presencia de la chirla en los mercados españoles sigue ocasionando graves daños al sector de la draga hidráulica.

En este contexto, de poco o nada ha servicio que el nuevo plan para la pesquería de la chirla haya ampliado en 30 kilos más por barco las capturas diarias, pasando de 120 a 150 kilos en el caso de la draga hidráulica y de 90 a 120 kilos para el rastro.

Los mariscadores solicitan que se acabe con la excepcionalidad de que goza la chirla italiana respecto de la española. La Comisión Europea viene autorizando la excepción de que Italia pueda comercializar su chirla de 22 milímetros, lo que no cumple con el Reglamento de Pesca del Mediterráneo, que establece la talla mínima en 25 milímetros, un tamaño que sí cumple la chirla andaluza.

El sector recibió un línea de ayudas de 56.000 euros por el cierre del caladero de abril. La cuantía fue de 500 euros por barco, más 400 euros por cada uno de los marineros que formaran parte de la última tripulación de la embarcación.

En la actualidad hay unas 96 embarcaciones de draga hidráulica en el Golfo de Cádiz, repartidas entre los puertos onubenses de Isla Cristina, Punta Umbría y Ayamonte, y el gaditano de Sanlúcar de Barrameda, con alrededor de 290 tripulantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios