HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Golfo de Cádiz

El cerco reserva la mitad de la cuota de sardina para capturarla en agosto

  • El sector se autorregula para no agotar el cupo y aprovechar los precios de los meses de verano. La flota de Punta Umbría aún dispone del 60% de la tara asignada

Preparativos para salir a faenar en un puerto onubense. Preparativos para salir a faenar en un puerto onubense.

Preparativos para salir a faenar en un puerto onubense. / H. Información (Huelva)

La flota de cerco de Punta Umbría tiene aún más de la mitad de la cuota de sardina por capturar. Los barcos han puesto límites a la pesca para estirar el cupo lo máximo posible y reservarlo para el mes de agosto.

Según el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Punta Umbría, Manuel Fernández, los barcos de este puerto pesquero disponen aún de aproximadamente el 60% de la cuota, ya que desde que se abrió la pesquería las capturas de sardina se han restringido para concentrarlas en los meses de verano de julio y agosto.

El motivo no es otro, ante la escasez del cupo, que acumular las capturas en este periodo de tiempo que es cuando la sardina adquiere mayor valor en el mercado.

Según Fernández, las empresas pesqueras se están autogestionando y salen a faenar o no dependiendo del precio, ya además las embarcaciones pescan no solo sardina, sino más bien jurel, caballa y boquerón. La tónica se mantiene en todo el Golfo de Cádiz, de forma que hasta hace poco más de una semana solo se había consumido el 22% del total de la cuota de sardina, indicó el también presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope).

Los barcos alternan la pesca de la sardina con el boquerón, la caballa y el jurel

La flota de cerco andaluza (84 barcos) tiene asignada una cuota de algo más de 980 toneladas para este año, lo que supone una medida de unas 12 toneladas por barco. El cupo total para la pesquería de la sardina en aguas ibéricas para las embarcaciones de España y Portugal es de 10.799 toneladas para este año.

Los pescadores andaluces reservan así buena parte de la cuota para no agotarla, aunque los ecologistas aseguran que la temporada de pesca de sardina ibérica ha concluido para la mayoría de la flota española y que solo el arte artesanal de Galicia mantiene sin agotar su pequeña cuota.

Las organizaciones conservacionistas sostienen que la mala gestión de la sardina ibérica ha propiciado que lleve varios años en mínimos históricos y las medidas tomadas hasta ahora han sido muy poco ambiciosas, y que un reflejo de esto es el cupo actual que se designa muy lejos del de hace veinte años.

El sector reclama el aumento de las cuotas de pesca para poder garantizar la viabilidad de la actividad y aunque se ha aumentado en algunas toneladas la tara de captura (inicialmente era de 10,3 toneladas), los pescadores sostienen que es suficiente.

Los pescadores sostienen que el punto de partida debía ser de 15.425 toneladas, y ello debido a criterios basados en informes científicos oficiales. Por el momento, el sector del cerco andaluz sigue reservando su cuota, aunque teme que para primeros de septiembre ya la hayan agotado. Algunas flotas de otras zonas costeras de España ya lo han hecho, como es el caso del Cantábrico norte.

Sin aumento

De cara al próximo año, una cosa sí está clara, atendiendo a las declaraciones del director general de Ordenación de Pesca y Acuicultura, Juan Ignacio Gandarias, durante el encuentro que mantuvo con las cofradías de pescadores de Andalucía (entre ellas las de Punta Umbría e Isla Cristina) y del norte de España, que es probable que no haya aumento de la cuota de sardina, pero sí ayudas al sector para compensar la escasez de capturas.

Así, la intención de la Administración es conceder subvenciones a las embarcaciones mientras estén inactivas durante la parada biológica para la regeneración del caladero, que se establece en diciembre y enero.

La idea del Ministerio es que reciban la asistencia económica durante treinta días, aunque el plazo podría ampliarse a más tiempo, por lo que falta por concretar el periodo de las ayudas.

Los pescadores presentaron una propuesta ante la imposibilidad de poder obtener una mayor cuota. Esta se refiere a las ayudas a minimis, que consisten en recibir una compensación económica a la falta de rentabilidad por las escasas capturas, a fin de que los barcos puedan seguir faenando. Este tipo de ayudas han sido otorgadas en ocasiones a otras modalidades de pesca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios