Provincia

Los onubenses sienten de forma desigual el potente terremoto de 5,4 de la noche del domingo

  • La larga distancia entre la costa peninsular y el epicentro del seísmo, y la elevada profundidad de éste, han podido amortiguar los efectos del temblor de mayor magnitud en lo que llevamos de año registrado por el IGN en el Golfo de Cádiz

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. / Josué Correa

A pesar de su elevada magnitud, que llegó hasta los 5,4 grados en la escala de Richter convirtiéndolo en uno de los terremotos más intensos registrado en la zona en lo que llevamos de año, el movimiento de tierra que reportó en la noche de este domingo el Instituto Geográfico Nacional (IGN) fue sentido de forma muy desigual por los onubenses.

Y es que, mientras hay quienes afirman que se movió el sofá de su casa, la cama, las sillas, o que vibraron las copas y vasos de las vitrinas de sus comedores, o quienes aseguran que sintieron como "una especie de leve mareo", otros muchos vecinos manifiestan no haber sentido absolutamente nada, a pesar de que en ese momento estaban tranquilamente en sus domicilios cenando o viendo la televisión.

Lo cierto es que la tierra tembló justo a las 22:20 de este domingo, y que lo hizo con fuerza, según reportó en su página web el IGN, que estableció la magnitud del sismo en 5,4 grados en la escala de Richter, estableciendo su epicentro en un punto del Golfo de Cádiz con latitud de 35.9520 y longitud de -8.5681, así como a una profundidad de 62 kilómetros bajo la corteza terrestre.

Quizás la lejanía de dicho punto con respecto de la línea de costa, y la elevada profundidad del mismo, hayan sido causas suficientes para amortiguar sus efectos, y por tanto para que los onubenses lo hayan sentido de forma tan desigual.

El servicio Emergencias 112 Andalucía también se hizo eco del sismo, confirmando también haber recibido tres llamadas de personas que lo habían sentido en la provincia de Huelva, así como que se habían registrado daños materiales ni personales como consecuencia del mismo.

Sobre la forma en que se sintió dicho terremoto en los distintos núcleos de población, el IGN reporta en su web que fue de intensidad III -la más elevada del episodio-, en Bellavista (Aljaraque), Cartaya, El Rincón (Punta Umbría), Fuente de la Corcha (Beas) y Punta del Moral (Ayamonte).

Por otra parte se sintió con intensidad de II a III en Aljaraque, Isla Canela (Ayamonte) y Pozo del Camino (Isla Cristina-Ayamonte).

Finalmente, con intensidad II se registró en Ayamonte, El Portil (Punta Umbría), El Rompido (Cartaya), Huelva capital, Isla Cristina, Islantilla (Lepe-Isla Cristina), La Antilla (Lepe), Lepe, Mazagón (Palos de la Frontera), Nuevo Portil (Cartaya), Punta Umbría y San Juan del Puerto, así como en puntos del Andévalo onubense como Tharsis (Alosno) y Valverde del Camino.

Fuera de la provincia onubense el temblor también se sintió en Chiclana de la Frontera (intensidad II-III) y Costa Ballena (intensidad II), ambas en la provincia de Cádiz, y hasta en Don Benito-Villanueva (Badajoz), donde fue sentido con intensidad II.

El terremoto también se sintió fuera de nuestras fronteras, concretamente en las costas del Algarve portugués frentes a las que se situó el epicentro, subrayando el IGN que fue de intensidad III en las playas de Faro, y de intensidad II en Portimao.

Se da la circunstancia de que, también con epicentro en el Golfo de Cádiz, la madrugada de este mismo domingo, concretamente a las 04:33, el IGN reportó otro terremoto, aunque de menor intensidad -2,8 grados en la escara de Richter-. Este segundo temblor se produjo en un punto del océano Atlántico situado en la latitud 36.6515 y la longitud -7.4708, y a una profundidad de 19 kilómetros bajo la corteza terrestre.

No es la primera vez este año que un seísmo en el Golfo de Cádiz hace temblar la tierra en la provincia de Huelva ya que, por ejemplo, el 2 de enero el IGN reportó uno de 4,4 grados en la escala de Ritcher con epicentro en alta mar e igualmente entre las costas onubenses y las portuguesas. Entonces se produjo a 13 kilómetros de profundidad, duró 1 minuto y 55 segundos y tampoco provocó daños personales ni materiales, aunque sí llamadas de vecinos al 112.

También el pasado 11 de julio el IGN detectó otro temblor, en este caso de 3,8 grados en la escala de Richter y a las cinco de la madrugada, y también frente a las costas de Huelva.

Se da la circunstancia de que esta cadena de terremotos se produce en el triángulo de alta actividad sísmica formada entre el cabo de San Vicente, el Estrecho de Gibraltar y el Golfo de Cádiz, donde están en continuo roce las placas tectónicas Africana y Euroasiática.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios