Golfo de Cádiz

Los mariscadores de la chirla con draga percibirán ayudas durante todos los periodos que esté cerrado el caladero

  • La Junta amplía las subvenciones a las empresas armadoras afectadas por la inactividad temporal

La consejera Carmen Calvo dialoga con el presidente de FAAP, Pedro Maza. La consejera Carmen Calvo dialoga con el presidente de FAAP, Pedro Maza.

La consejera Carmen Calvo dialoga con el presidente de FAAP, Pedro Maza. / H. Información (Huelva)

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha modificado las bases reguladoras para la concesión de ayudas a las empresas armadoras afectadas por la inactividad temporal de la flota de draga hidráulica del Golfo de Cádiz en la pesca de la chirla, de manera que éstas no estén restringidas a un periodo concreto y limitado de tiempo, sino que pueda ser de aplicación a cualquier otro periodo de cierre del caladero por los mismos motivos, es decir, para la recuperación de la especie de cara al mantenimiento y sostenibilidad de la pesquería.

De esta forma, el período de inactividad y por tanto subvencionable se establecerá en las convocatorias que se realicen en base a la resolución de la Dirección General de Pesca y Acuicultura por la que se proceda al cierre temporal de la pesquería.

En cualquier caso, el otorgamiento de estas ayudas se condiciona al periodo establecido en que el caladero permanezca cerrado, de tal manera que si desaparecieran las circunstancias que fundamentan su concesión, se suspenderán las ayudas.

Reclaman el fin de la excepcionalidad de la chirla italiana que genera un agravio al sector andaluz

Durante el plazo en que se perciban las éstas, las embarcaciones afectadas deberán permanecer en puerto, no pudiendo realizar actividad pesquera alguna, con excepción de aquellas embarcaciones que colaboren en el seguimiento científico que se realice. Estas subvenciones se establecen mediante una cantidad fija por buque y mes natural completo y una cantidad en función del número de tripulantes que formara la última tripulación del barco antes del cierre del caladero, teniendo en cuenta el límite máximo reglamentariamente establecido.

La concesión de ayudas responde a la imposibilidad de faenar por parte de esta flota, lo que supone una pérdida en el volumen de ingresos de las personas o armadores afectados y conlleva una pérdida de empleo y un empeoramiento de la situación económica de las zonas donde operan los respectivos buques, principalmente en los puertos de Isla Cristina, Punta Umbría, Sanlúcar de Barrameda y Ayamonte. La flota de draga hidráulica mantiene una exclusividad para la captura de la chirla, no pudiendo alternar o compatibilizar su actividad con otras artes o dirigirla a otras especies marisqueras.

Chirla italiana

La Consejería va a trasladar al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación la petición de que traslade a la Unión Europea que se acabe con la excepcionalidad de que goza la chirla italiana respecto de la española y que supone una competencia desleal para con nuestro sector pesquero, especialmente en Andalucía.

La Comisión Europea viene autorizando la excepción de que Italia pueda comercializar su chirla de 22 milímetros, lo que no cumple con el Reglamento de Pesca del Mediterráneo, que establece la talla mínima en 25 milímetros, un tamaño que sí cumple la chirla andaluza.

Esta situación se viene dando desde hace tres años, por lo que la Junta de Andalucía va a trasladar al Ministerio que no haya más prórrogas de esta situación. La consejera, Carmen Crespo, ya advirtió en la última Conferencia Sectorial de Pesca el pasado 10 de junio de los graves perjuicios que suponía esta excepcionalidad para los intereses andaluces perjudicando a la chirla andaluza en los mercados pese a su mejor calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios