Que sea de Huelva

El Dorado de Occidente, en Escacena del Campo

  • El yacimiento de Tejada tuvo gran importancia en tiempos de Tartessos con el auge de la minería y la metalurgia en la provincia de hace 3.000 años

Un grupo de personas realiza una visita guiada al yacimiento de Tejada la Vieja, en el municipio de Escacena del Campo. Un grupo de personas realiza una visita guiada al yacimiento de Tejada la Vieja, en el municipio de Escacena del Campo.

Un grupo de personas realiza una visita guiada al yacimiento de Tejada la Vieja, en el municipio de Escacena del Campo. / H. Información (Escacena del Campo)

Muchos han sido los pueblos que, a lo largo de la Historia, han dejado la marca de su paso por la provincia de Huelva. Tartessos, turdetanos, fenicios, cartagineses o romanos fueron algunos de los pobladores de nuestra tierras. Es, precisamente, la civilización tartésica una de las que más y mayores vestigios dejaron de su presencia. Tal es así que hay pueblos que no se conciben sin los asentamientos de esta milenaria cultura. Es el caso de la localidad condal de Escacena del Campo, inseparable de las dos Tejadas -La Nueva y la Vieja-, entre las cuales nacía el acueducto romano que surtía de agua a la localidad hispalense de Itálica y enmarcadas en lo que hoy se conoce como Campo de Tejada. Este municipio cuenta con diversos yacimientos que dan clara muestra de su antigüedad, algunos de ellos datados incluso en la Edad de Bronce.

Restos del yacimiento de Tejada la Vieja Restos del yacimiento de Tejada la Vieja

Restos del yacimiento de Tejada la Vieja / H. I. (Escacena del Campo)

Actualmente, destacan los restos del yacimiento arqueológico de Tejada la Vieja, a los que se accede por la Cañada Real del Arrebol, un camino que atraviesa la carretera que une Escacena del Campo con Aznalcóllar. Se trata de uno de los principales conjuntos prerromanos de toda Andalucía, fechado en torno al siglo VIII antes de Cristo, aunque el trazado urbano que se conserva es del siglo VI a. C., en la última fase del reino de Tartessos. La importancia radicaba en su intensa actividad minera, centrada en la extracción y comercialización de cobre, plata y plomo (metales que solo existían en esta zona de los países mediterráneos), lo que le otorgó un papel relevante a nivel político y socioeconómico. Tal era su relevancia, que fenicios, cartagineses y griegos la conocían como ‘El Dorado de Occidente’. De hecho, junto a la muralla se han descubierto unas estructuras de piedra, que podrían tratarse de lavaderos de mineral para su posterior fundición.

Fundada por los Tartessos, Tejada la Vieja, al estar asentada sobre una colina, permitía controlar el acceso a este destacado enclave, incluso desde la costa. A ello se une el gran tamaño de la muralla de forma trapezoidal, de más de un kilómetro y medio de longitud, en forma de talud, que supera los cuatro metros de altura, y reforzada por torres semicirculares. Además, en el propio recinto se conservan las estructuras de las viviendas, que ocupan las 12 hectáreas del pueblo. Estas viviendas, ordenadas en islas más o menos regulares, entre amplias plazas y calles, estaban compuestas por espacios, en su mayoría rectangulares que acogían los dormitorios, cocina y almacén. En su interior, se puede apreciar el sello de otros pueblos que aprovecharon el trabajo tartéssico en Tejada la Vieja. Es el caso de las piezas de cerámica de origen fenicio, de los siglos VII y VI a. de C.

Muralla de Tejada la Nueva. Muralla de Tejada la Nueva.

Muralla de Tejada la Nueva. / H. I. (Escacena del Campo)

Al final del siglo VI a. C. gran parte de los habitantes de Tejada la Vieja se trasladan a Tejada la Nueva, debido a la crisis económica, lo que convierte a esta nueva población en una de las más importantes de la zona, pasándose a llamarse Ituci, y de la que se conserva parte de la muralla. Ya en tiempo de la ocupación musulmana de la Península Ibérica, bajo el nombre de Talhyata, se ampliarían sus murallas hasta casi el doble del tamaño original. Además, se construyen varios molinos hidráulicos y las huertas de Tejada que se cultivan en la actualidad.

Visita de miembros de la Universidad de Huelva a Tejada la Vieja. Visita de miembros de la Universidad de Huelva a Tejada la Vieja.

Visita de miembros de la Universidad de Huelva a Tejada la Vieja. / H. I. (Escacena del Campo)

Tejada la Vieja fue declarada Bien de Interés Cultural, en la categoría de ‘Zona Arqueológica, en el año 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios