HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

La solución

En España gobierna Rajoy porque el PSOE no existe ni en Madrid ni en Cataluña ni en otros muchos sitios

Si el PSOE no comete en los próximos meses grandes errores, lo cual no hay que descartar, la política española volverá en 2017 donde solía: a funcionar con dos grandes partidos, uno situado a la derecha y otro en los territorios de la izquierda moderada. El juego entre ambos dará fortaleza institucional y el país podrá centrarse en consolidar la todavía muy escasa recuperación económica. Si eso pasa, la tentación populista y las ansias de nuevas siglas que desataron la debacle económica y la crisis institucional quedarán atrás. Podemos y Ciudadanos estarán en espacios más o menos marginales y las grandes líneas de actuación se pactarán, o no, entre las dos únicas fuerzas con posibilidades reales de alternarse en el poder. Es, a grandes rasgos, lo que ha pasado desde que en el otoño los socialistas tuvieron al fin el buen criterio de defenestrar a un secretario general que los llevaba a marchas forzadas hacia la irrelevancia y permitieron formar Gobierno a quien había ganado las elecciones, sin por ello renunciar a ser oposición.

En la nueva situación que se abrió tras superarse un bloqueo institucional de casi un año, los socialistas siguen siendo la clave. Si aspiran a ser alternativa y a no dejar la gobernación del país en manos de la derecha por tiempo indefinido, tienen que solucionar en un plazo relativamente breve su crisis de proyecto y de liderazgo. Es que algo que se ve con claridad desde todo sitio menos, por lo que parece, desde la propia militancia del PSOE. Desde una óptica puramente partidista no se entiende que haya quienes todavía sostienen que lo mejor para la fuerza hegemónica de la izquierda es volver a llamar al fracasado Pedro Sánchez y echar el partido en brazos de Podemos para que termine de triturarlo como ya había empezado a hacer. O empeñarse en resucitar a alguna vieja gloria incapaz de despertar ya entusiasmo incluso entre los muy forofos.

Si el PSOE vuelve a recuperar su carril va a ser porque toma impulso desde donde, a pesar de los pesares y de los muchos errores cometidos, no ha perdido influencia social ni poder institucional. El partido está hecho unos zorros se mire donde se mire, excepto si se echa un vistazo a Andalucía y poco más. En España gobierna Rajoy porque el PSOE no existe ni en Madrid, ni en Cataluña, ni en el País Vasco ni en otros muchos sitios. Y quien no quiera entender esto es que no quiere saber nada de lo que pasa. A partir de ahí, la solución es fácil: tiene un nombre y un apellido. Ahora depende sólo del propio partido no equivocarse.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios