Paso firme

Ana Vives Casas

anvives@huelvainformacion.es

¿Somos importantes?

Mamá ¿vienen aquí porque somos importantes? La pregunta no pudo más que dibujar una sonrisa en el rostro de cuantos escucharon al pequeño que se dirigía a su madre mientras esperaba que llegaran los Reyes a la plaza Virgen del Rocío de Almonte. La respuesta, se la pueden imaginar ("¡Claro!, y porque además quieren ver a la Virgen"). La visita de don Felipe y doña Letizia a Almonte ha puesto la provincia en el mapa, ha dado visibilidad al municipio almonteño y ha supuesto un espaldarazo a Doñana y también a la ciencia, a la que le viene muy bien este tipo de respaldo.

Los Reyes tuvieron una apretada agenda el viernes que comenzaba con la inauguración del Congreso sobre Doñana, con motivo de su 50 cumpleaños como Parque Nacional. Y eso deja claro que su conservación pasa a ser una cuestión de Estado. Por si hubiera dudas, regalaron imágenes muy naturales y cercanas de su paseo vespertino por las dunas y zona de pinares y marismas del Parque. Disfrutaron como cualquier turista de un entorno natural excepcional que aglutina una de las reservas naturales más importantes de Europa. Y lo pudo ver mucha gente.

Su compromiso con el entorno ya lo dejaron claro hace catorce años, cuando, entonces como Príncipes de Asturias, acudían a la localidad almonteña para inaugurar las II Jornadas Internacionales de Desarrollo Sostenible. Y es que Almonte es un municipio en el que aproximadamente la mitad de su amplio término forma parte de los espacios protegidos de Doñana, una vinculación que es hoy un valor añadido que otorga calidad a la oferta del municipio, pero que también plantea una exigencia de calidad en los servicios, en las infraestructuras y en sectores productivos como el turismo y la agricultura.

Está claro que, con más o menos minutos de gloria, la visita real ha llevado un trocito de Huelva a los hogares de cientos de miles de personas, porque además, no dejaron escapar la oportunidad de visitar a la Virgen del Rocío en el Año Jubilar Mariano. De esos momentos se llevan recuerdos entrañables e instantes junto a la Blanca Paloma que les "impresionaron".

Superaron las expectativas. Porque fueron cercanos, pacientes con todos los que reclamaban su presencia para hacerse un selfie que inmortalizase su visita; se volcaron con los cientos de personas que quisieron acercarse hasta Almonte para ver la primera visita oficial de don Felipe y doña Letizia como Reyes...

"Mamá, ¿vendrán otro día?, a mí me ha gustado verlos." A mí también, porque entre otras muchas cosas, nos han situado en el mapa. ¡Bienvenidos sean, una y otra vez!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios