Silla de palco

El detalle

Son 46 puertos de interés general gestionados por 28 autoridades portuarias... del Estado

Así que el tío del saco no era tan malo como nos lo pintaban. Ni mijita. El tal "niño de las infraestructuras" que así lo apodan, aunque en la pila lo uncieron bajo el signo de Íñigo, se vino a Huelva a estrenar estación y de camino se trajo un par de banderillas para los fulastrones que le dan a la jacha y esparcen la política de tierra quemada con todo lo que huela a "gaviota", marianista o gubernamental, sin caer en la cuenta que por más vueltas que le des al molino al fin te encuentras con monseñor Estado o con monseñora Junta, cada cual en su sitio, sin pretender arrebatar protagonismo y respetando el ámbito competencial de cada uno, aunque claro, eso sería en tiempos de los Abencerrajes, porque lo que es en éste, lo de la colaboración institucional es pura filfa por aquí, leña por allá y déjate de ñoñerías.

Tal como iba diciendo, el ministro se trajo en la cartera algún imprevisto y una puya. El primero resultó una sorpresa y recibió una sorda ovación, porque después de veintiséis años sin catar ni una sola traviesa del AVE era improbable que el público pidiera la oreja, a pesar del gustazo que dejó su faena acallando los bufos del respetable, liquidando la faena con un soberbio balompié. Los "tremendistas" tendrán que esperar.

La segunda sirvió para advertir que no es bueno vender la mercancía made in Fomento por otro sucedáneo, made in Junta, porque me van a permitir referir la clara referencia normativa en la materia, contenida en la estructura de la Administración Central, su adscripción al Ministerio de Fomento, Dirección General de Puertos y ya puestos, recordar el pacto Aznar-autonomías, por el que al bigotudo le dio por aceptar propuestas de las distintas comunidades cuya finalidad sería presidir los Puertos del Estado, "previa la aprobación" del Consejo de Ministros, o sea que de ir por libre, nada. Sin pasar por taquilla estatal, sin someter el Plan de Empresa al pláceme ministerial y sin el visto bueno previo, no hay hueso que roer, ni barquito que atracar.

No es de recibo vender los logros estatales como algo propio. Al cabo, don Íñigo, ha hecho llegar a quien corresponde, que no debe meter la mano en el zurrón ajeno y que por lealtad no debe jugar a dos paños. Debería bastar para cambiar el rumbo.

Son 46 puertos de interés general gestionados por 28 autoridades portuarias... del Estado. Y mira tú, Huelva entre ellos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios