En directo Los fallecidos eran "tres buenos estudiantes con vocación social"

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Duelo de bárbaros en la capital de España

Las imágenes de la Plaza Mayor convertida en campo de batalla de ingleses, un espanto

Qué lacra, una más de las muchas que padece la contemporaneidad, es la de los ultras del fútbol. Las imágenes de la madrileña Plaza Mayor, convertida en campo de batalla entre dos bandas de ingleses colma el vaso. Madrid como escenario de una lucha que en nada le va, que tiene narices que las redes sociales sirvan, entre otras cuestiones inaceptables, de correo transmisor para la cita macabra de un duelo en tierra extraña.

No vamos a extrañarnos que eso haya ocurrido en Madrid, pues también aquí hemos padecido esa lacra, tanto por parte de bandas locales como visitantes. No sé qué se ha hecho mal para que la cosecha de vándalos sea tan fecunda y tampoco quiero focalizar la cosa en la actualidad. Ya en tiempos lejanos fueron excluidos los clubes ingleses de participar en competiciones continentales y cruzar el Canal de la Mancha estuvo un lustro prohibido para ellos.

Trenes incendiados y grandes turbamultas fueron los primeros brotes y tuvo a la Gran Bretaña como campo abonado para la barbarie. Y luego llegó el colmo con lo ocurrido en Heysel el 29 de mayo de 1985. Treintainueve muertos, mayormente juventinos, hizo que sonasen todas las alarmas y cinco años estuvieron los clubes ingleses sin atravesar el Canal. Ocurre que el mal está tan incrustado en la piel de algunas hinchadas que nunca es tarde para un nuevo vandalismo.

Madrid ha sido ahora ese campo de batalla que los bárbaros eligieron en connivencia con un calendario que debiera ocuparse de evitar estas coincidencias de aficiones. Cafres de Londres y de Manchester que se citan lejos de casa para solventar sus diferencias. En Sevilla pasó algo similar hace un mes con dos aficiones extranjeras, inglesas y alemanas, que estuvieron en un tris de lío gordo. Pero esas imágenes de la Plaza Mayor dan qué pensar, mucho que pensar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios