Oferta de empleo Mercadona busca candidatos para 28 puestos de trabajo en la provincia de Huelva

Constitución

La Constitución es amenazada por quienes hace 50 años vivían únicamente para hacerla posible. ¿Qué nos ha pasado?

El otro día me llegó por Whatsapp una foto en la que se veía a tres de mis antiguos compañeros de célula de las Juventudes Comunistas de Mallorca del año 1974. Eran dos chicos y una chica, todos mallorquines -igual que yo-, y ellos eran los miembros más importantes de la célula, los que llevaban la discusión ideológica y marcaban la línea a seguir. Si había que expulsar a alguien por "desviacionismo", eran ellos quienes lo expulsaban. Y cuando nos llegaban las órdenes de las cosas que teníamos que hacer -repartir propaganda, acudir a manifestaciones-, eran ellos quienes nos daban las instrucciones precisas: las contraseñas con los contactos, los lugares de las citas, los sitios seguros donde pasar la noche si alguien caía detenido. Eran los últimos años del franquismo y esas cosas se hacían en la clandestinidad y había que tomar muchas precauciones. Ahora, dicho así, parece una mala novela de espías. Y en cierta forma lo fue, pero así eran las cosas.

De todos modos, lo que me interesa no es eso. Lo que me interesa es que esos tres responsables de célula de 1974 estaban ahora -2021 o 22-, ya sesentones, participando en una manifestación independentista en Barcelona, con la bandera "estelada" y haciendo el signo de la victoria. Como se dice por aquí, no les faltaba ni un perejil. Por lo que recuerdo, ninguno de ellos tenía ningún sentimiento nacionalista en 1974. Para ellos, su país era España, a la que querían convertir en un país democrático como cualquier otro de Europa. Ni siquiera eran republicanos, o al menos yo no les oí hablar casi nunca de la República. Y si se la mencionaba a veces, era como si se hablara de una tía lejana que vivía en América y que a lo mejor, algún día, se moría y nos dejaba una cierta cantidad de dinero, pero nada más. Ahora, en cambio, cincuenta años más tarde, esos antiguos comunistas se han vuelto independentistas a machamartillo y no tienen ningún inconveniente en asociarse con la burguesía más reaccionaria de estos tiempos.

Miro esta foto cuando se celebra la fiesta de una Constitución que está siendo amenazada por quienes hace cincuenta años vivían únicamente para hacerla posible. Estos tres antiguos responsables de célula -estoy seguro- votaron encantados nuestra Constitución de 1978. Pero ahora harían -y harán- todo lo posible por destruirla. ¿Qué nos ha pasado?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios