Análisis

Juanma G. Anes

El 'boomerang' de la teoría del cateto

No es raro encontrar cada cierto tiempo a algún personaje, normalmente de una provincia querida y colindante, soltar alguna frasecita como "Huelva está llena de catetos; no hay nadie del Recre, allí sólo son del Madrid o del Barcelona". Como norma general, dicha sentencia suele salir de alguna cabeza que no sabe recitar la tabla del 8 si no es usando los dedos aunque, a veces, también es pronunciada por ilustrados fracasados con afán de protagonismo. El caso es que tal afirmación, además de demostrar una obsesión enfermiza por el Decano, es falsa desde la primera letra a la última.

O alguno vive en un universo paralelo (¿tendrá que ver con extraños saltos en el tiempo?) o no ha visto nunca a un mito rojiblanco como don Joaquín Caparrós Camino (¡en pie!) hablar siempre auténticas maravillas de la afición recreativista, de su fidelidad y de cómo ésta arropa en los peores momentos, que es cuando más hay que estar con un equipo. Si nos vamos al otro bando, lástima que algunos tampoco hayan oído nunca las innumerables veces que un histórico como Juan Merino ha elevado a los altares a la sufrida masa albiazul. ¿Mienten ellos dos? ¿Engañan también estos símbolos suyos?

Es evidente que los de la frasecita ni conocen la historia del Recre ni han estado en este mundo en los últimos veinte años, cuando el respaldo albiazul ha sido notable de forma ininterrumpida. Será que su acomplejado desprecio hacia esta tierra (de la que tanto disfrutan cuando les conviene) les impide ver cómo aquí la gente se ha volcado con el Recre hasta límites insospechados. El club goza hoy de una masa social muy importante para un territorio como Huelva y sin olvidar que compite en Segunda B. Y una cosa más: sobre eso de tildar de cateto a todo el que no es del equipo de la ciudad en la que vive, entonces… ¿están llamando catetos a gente de Carmona, Coria o Utrera por amar al Sevilla o al Betis y por no ser del Carmona, del Coria o del Utrera? ¿O están llamando catetas a las miles de personas del Condado onubense que comparten sus mismos colores? ¿Pero no se dan cuenta de que así insultan a parte de su propia afición? Allá ellos. Mientras, nosotros a lo nuestro: a seguir haciendo eterno al Decano (aunque duela)… y a por el Cartagena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios