Cultura

Benicio del Toro se adentra de nuevo en el narcotráfico con 'Sicario'

  • La venganza impulsa al personaje que interpreta en la película del canadiense Villeneuve

El actor Benicio del Toro vuelve a adentrarse en el narcotráfico en el filme Sicario, dirigido por Denis Villeneuve, una película en clave de thriller en la que el "actor puertorriqueño encarna la "venganza" y batalla "fuego con fuego", una perspectiva nueva y diferente en su extensa filmografía.

Tal y como ha explicado durante una entrevista concedida a Europa Press, Escobar: paraíso perdido o Traffic son algunas de las cintas en las que ha podido mostrar una perspectiva del negocio de las drogas, pero en esta ocasión ha tenido la oportunidad de meterse en un papel diferente, con un "ángulo distinto".

El motor de la persona que muestra ahora en la gran pantalla es la "venganza" y ahí radica la apuesta de Benicio del Toro por este proyecto. "Ha llegado a un nivel en el que la única respuesta posible es el ojo por ojo, y de la única manera de llegar ahí es batallando fuego con fuego", ha dicho.

La película se desarrolla en la zona fronteriza entre Estados Unidos y México. Kate Mercer (Emily Blunt), agente del FBI, es reclutada para ayudar en la guerra contra las drogas. En esta misión se cruzará con Alejandro (Benicio del Toro), un enigmático consultor con un pasado oscuro que, junto al resto del equipo, obligará a Kate a cuestionar todo lo que ocurre.

El actor ha señalado que para interpretar un papel tiene que entenderlo. En este caso, da vida a un personaje con una historia dramática a sus espaldas que en un momento concreto de la cinta transmite al personaje de Emily Blunt.

Según ha explicado, trabajó con Villeneuve para adentrarse en la mente de alguien con un pasado similar, porque "abrir esa caja donde esta esa memoria toma tiempo, no se hace en 15 minutos. He conocido a mucha gente que ha tenido momentos trágicos y nunca lo explican paso por paso", opina.

Por su parte, Emily Blunt interpreta un personaje diferente y ajeno a su experiencia. Aunque recalca que ha tenido papeles de "mujeres fuertes", en esta ocasión Sicario le ha ofrecido un reto: "Se encuentra en un mundo incoherente para su moralidad, tira por tierra sus ideales".

La dificultad a la hora de preparar este papel, además de un "entrenamiento bastante potente con armas", ha sido descubrir qué hay debajo de las agentes del FBI. En ese proceso, el equipo descubrió un perfil de mujer tímida y definida en el trabajo que la actriz ha volcado a la gran pantalla.

Por su parte, el director del filme, Denis Villeneuve, ha explicado que la tensión que mantiene Sicario durante todo su metraje estaba muy presente en el guión y no supuso ningún reto, sino que se convirtió en la manera de divertirse con la película.

Una de las herramientas del cineasta canadiense, autor de otras cintas como Prisioneros, Incendies o Enemy, es la evocación, tal y como ha explicado. "Para mí, el cine significa sugerir, porque cuando más puedes expresar sin mostrar más poderoso es. Intento evocar todo lo que puedo", ha recalcado.

Preguntado acerca de su opinión sobre el narcotráfico y la lucha que refleja en su película, Villeneuve se define como alguien que cree en "las fuerzas del orden. Hay que respetar las leyes de otros países y no caer en la tentación de creer que uno está por encima de esas leyes. ¿Cómo podemos abordar el problema del ISIS? ¿Hay que ser monstruos para combatir? Esa es la pregunta que plantea esta película", ha señalado.

Villeneuve prepara actualmente la secuela de Blade runner, un deseo cumplido, tal y como ha resaltado al término de esta entrevista. "Fui criado con la ciencia ficción, he soñado con ella desde que tenía diez años, es un sueño para mí y sabía que algún día iba a desarrollar un proyecto así", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios