Monkey Week

El gran mercado de tarjetas de visita

  • El Monkey Market se reafirma como un gran espacio donde establecer contactos en la industria musical independiente

A unos les está yendo mejor y a otros más flojo. Unos cumplen sus objetivos de negocio y otros están aún expectantes de si podrán vender algo más. Pero todos, sin excepción, aseguran que se llevan un activo incluso más valioso que el dinero contante y sonante: los contactos. El Monkey Market está resultando un punto de encuentro clave entre los diferentes actores de la industria musical. Es una inversión de la que, a medio plazo, todos esperan resultados fructíferos.

De entre la homogeneidad de decenas de productoras, aún con sus particularidades, que han venido promocionando a alguno de los grupos que han participado en el Monkey Week sobresalen algunas propuestas curiosas.

La discográfica sevillana Sello Salvaje, por ejemplo. ¿Qué tienen de curiosos? Pues que están editando los trabajos de sus grupos en formatos olvidados. Que no es el caso del vinilo, que aunque vetusto, sigue teniendo su nicho de mercado. Pero sí es el de la cinta de cassette. "Apostamos por los vinilos y los cassettes, al mismo tiempo que por formatos digitales como Spotify o por colgar la música en nuestra página con una licencia Creative Commons". Vender han vendido "poquito" en el Monkey, pero valoran muy positivamente haber hecho muchos contactos, haberse dado a conocer y "ponerse caras entre todos". Además, que han disfrutado un montón de los conciertos, hombre.

Más curiosa y desconocida es la propuesta de la empresa malagueña Earprotech. ¿Qué hacéis? "Soluciones 'in ear' a medida". ¿Soluciones in qué? En cristiano, lo que esta empresa ofrece son tres líneas de productos para músicos profesionales y amantes de la música con el fin de cuidar su audición. Quieren crear "una nueva conciencia": se puede disfrutar de la música, y cuidar el oido al mismo tiempo. Tienen desde monitores a medida para los músicos, que reduce el ruido exterior en los conciertos y les permite escuchar lo que ellos tocan, hasta adaptaciones a medida de auriculares estándar, para todos los mortales, que permiten atenuar el volumen del sonido. Algunos artistas llevan ya sus soluciones 'in ear', como Vetusta Morla o The Cabriolets, por ejemplo. Aquí en el Monkey Market, pues sí, han hecho negocio, y bastante. El inconveniente, para sus responsables, la amplitud del espacio del festival, ya que muchos artistas ni siquiera han pasado por el Pedro Muñoz Seca.

Y desde Madrid vienen los de Herzio, una web intermediaria para la promoción de grupos independientes, "para que puedan ganar dinero fácilmente". Han llegado aquí por el boca a boca de la pasada edición y destacan, sobre todo, haber hecho contactos con gente "muy interesante" de donde seguro saldrán acuerdos y colaboraciones.

Y así, cuarenta propuestas más. Cuarenta empresas intentando ampliar su hueco en la industria musical que de este mercado se van con los bolsillos llenos. Aunque sea de tarjetas de visita.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios