Barrios

Los vecinos piden que se "acelere" el proceso de desalojo del local con okupas de Costa de la Luz en Huelva

  • Unas setenta personas se concentran a las puertas de la Audiencia Provincial para pedir "una solución ya"

Vecinos a las puertas de la Audiencia Provincial. Vecinos a las puertas de la Audiencia Provincial.

Vecinos a las puertas de la Audiencia Provincial. / Telo (Huelva)

Los vecinos de Nuevo Molino piden al juez que "se acelere" el procedimiento de desalojo del local con okupas de la avenida Costa de la Luz, fijada en principio para el próximo 26 de diciembre, según apuntó el presidente de la asociación vecinal Costa de la Luz, Carmelo Merchán. Coincidiendo con la vista por la demanda civil presentada por la propiedad del local, que finalmente no se pudo celebrar al no presentarse los demandados, unos setenta vecinos se concentraron a las puertas de la Audiencia Provincial para “pedir una solución ya”.

No se celebró la vista pero el juez del Juzgado número 5 de Instrucción, que lleva la demanda por lo civil interpuesta por la propiedad, escuchó a los representantes vecinales que le explicaron la situación que están viviendo en el barrio desde hace más de dos años, “intentos de agresión a vecinos y comerciantes”, le trasladaron la existencia de una sentencia condenando a una pareja de okupas por amenazas, así como “robos a diario” y le pidieron que “acelere al máximo el procedimiento”.

También le comentaron el incidente del pasado sábado cuando una vecina se encontró en uno de los jardines a un joven gravemente herido con “la cabeza abierta”, se avisó a los servicios sanitarios y a la policía, “que halló un cuchillo en los bajos de un vehículo”.

Merchán incidió en que “llevamos más de dos años viviendo esta situación y no hemos recibido respuesta de ninguna de las autoridades, ni por parte de la Subdelegación, ni del Ayuntamiento de Huelva ni de la Justicia. Hoy, por primera vez, ha habido una autoridad de uno de los poderes del Estado, que por lo menos nos ha atendido y nos ha escuchado y le hemos transmitido la pesadilla que estamos viviendo las mil familias del barrio”.

Subrayó que el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, “debería posicionarse al lado de los vecinos”. Destacó que “es un problema real”.

El juez les solicitó a los representantes vecinales que realicen un escrito de alegaciones, en el que recojan todo lo que le han transmitido, “y el lunes vamos a registrar este escrito de alegaciones en el Juzgado número 5”, en el que van a pedir que se acelere el proceso de desalojo del local.

El presidente de la asociación vecinal señaló que el juez “cree que se puede adelantar un mes, en vez de diciembre, que tenga lugar en noviembre, nosotros le pedimos que cuanto antes, que lo que nosotros queremos es recobrar nuestra paz y tranquilidad, nuestra convivencia y que vuelva a ser un barrio modélico para la ciudad”.

Por otra parte, Merchán apuntó que, una vez que desaparezca el problema de los okupas, los vecinos quieren que se arreglen en la barriada “los problemas de infraestructura, limpieza, ratas, y de movilidad. Se construyó un hospital y no se tuvo en cuenta que el barrio ya estaba saturado en cuanto al tráfico, y hay que darle solución al caos circulatorio, de movilidad y aparcamiento”.

Los vecinos de Nuevo Molino continuarán con las movilizaciones mientras no se desaloje en local. 'No queremos droga en nuestro barrio' es el lema de la pancarta que mostraron ante la Audiencia Provincial, donde se escucharon pitadas y frases como “no son okupas son traficantes” y se mostraron carteles reivindicando un barrio “seguro, limpio y libre de drogas y okupas”, mientras se ondeaban banderas negras con calaveras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios