En el Titán

¿Dónde estabas entonces?

  • Este año se cumplen 25 desde que se paralizó el desmantelamiento del Muelle de Tharsis

  • La destrucción del yacimiento de la Orden se denunció en estas mismas páginas

  • Algunos titulares fueron claves para salvar las iglesias de la Soledad y la Milagrosa

Tareas de desmantelamientos que se consiguieron paralizar tras la denuncia publicada en ‘Huelva Información’.

Tareas de desmantelamientos que se consiguieron paralizar tras la denuncia publicada en ‘Huelva Información’. / Archivo Huelva Información. Muguruza

Repasar la hemeroteca de Huelva Información o algunas de las carpetas de trabajo siempre ofrecen muchas respuestas a lo que a veces se escucha, en vuelto en el aroma del agradecimiento, pues como diría Juan Ramón es una alegría el trabajo gozoso.

Se cumplen ahora 25 años desde que se paralizara el desmantelamiento del Muelle de Tharsis y ello gracias a que en este periódico se denunció tal atentado contra el patrimonio onubense. A lo largo de estos años se continúa insistiendo en la necesidad de su recuperación en una reivindicación sin desaliento.

Nos interesó también lo romano cuando aquí nada más que se hablaba de Tartesos y acudimos a las llamadas y contribuimos a que se dieran los pasos para recuperar por primera vez insitu unos restos y fue en el antiguo Colegio Francés, de la mano de la delegada de Cultura Guadalupe Ruiz.

En lo arqueológico hay que hablar de la asociación Adepah que tras la publicación en estas páginas recuperó en los ochenta de los vertederos de escombros los sillares romanos del edificio del Centro de la Mujer en la plaza de San Pedro, hoy están en el parque de la Esperanza.

Denunciamos entonces la arqueología de vertederos, donde se hallaron tantos fragmentos cerámicos griegos arcaicos y orientalizantes de gran valor histórico. Así, y no de otra forma, con estas reivindicaciones se fue dignificando y respetando la arqueología en Huelva, con algunos notables doctores en arqueología y los titulares impresos. Con Juan Pedro Garrido estuvimos siempre atentos a La Joya y los túmulos, como de otras actuaciones pendientes, como el cabezo de San Pedro o Saltés.

Otras importantes actuaciones fue la extracción de la fuente de la calle Palos (perdón, mejor la pileta) que se llevó al Museo y a pesar de tantos que pasan por su alrededor, hasta que no apareció en estas páginas su decadente estado, no se le protegió y hoy sigue pendiente de la reivindicada restauración. Lo mismo que el menhir caído a las puertas del arqueológico, a ver quién lo levanta.

Para lamentar, lamentar... pues que el cabezo de la Almagra esté como está. Ahora se va a convertir en una cafetería y la exposición arqueológica proyectada es hoy un triste recuerdo.

Visitamos muchas excavaciones a pesar de que por último había que hacer las fotos aéreas desde alguna azotea colindante por aquello de que no dejan entrar. En alguna ocasión, en nuestra pesquisas informativas en algún cabezo hasta animamos a que nos acompañara un arqueólogo provincial.

Muchas veces entendimos -o quizás no- que de algunos por aquello del funcionariado no saliera de su boca una palabra pública de reivindicación, en cambio sí estuvieron siempre las líneas bastantes explicativas y de denuncia de Huelva Información.

Aún recordamos más cerca en el tiempo, el 15 de enero de 2016, cuando conocimos y denunciamos el expolio que se había producido en la zona de excavación del Seminario. Era una tarde de viernes en la que todos se escapan buscando el fin de semana. Aquello hubiese quedado en nada si no lo sacamos y denunciamos con un titular contundente: “Destruyen el yacimiento de La Orden para el relleno de la estación del AVE”.

Desde entonces muchos se unieron a esta reivindicación, pero partieron de nuestras páginas y en ellas se mantuvo el hilo informativo que condujo a un compromiso por parte de la Administración hacia el patrimonio arqueológico. No fue de otra manera.

Reivindicamos la ampliación del museo arqueológico cuando Carmen Calvo era consejera de Cultura, luego de ministra del ramo y ahora de vicepresidenta en funciones del Gobierno. Al igual que reivindicamos el Centro Cultural Iberoamericano en el Banco de España. La ciudad aún está a tiempo de darle a este espacio un uso dinámico en lo cultural.

Es una satisfacción ver hoy edificios como la ermita de la Soledad y pensar cómo estaba cuando se reivindicó aquí su restauración tras publicarse en nuestras páginas el derribo de su techumbre y hacerle un seguimiento continuo.

No olvidamos las miles de firmas que se recogieron en Huelva Información para hacer posible la conclusión de la restauración de la iglesia de la Milagrosa.

Hay un largo camino donde también es cierto que no se salvaron otros edificios como hubiera sido nuestro deseo. Pero sí se publicaron muchos titulares para que otras construcciones emblemáticas se salvaran de la piqueta, como Hacienda o el Banco de España que están hoy en restauración y pronto el mercado de Santa Fe o el colegio Ferroviario, incluso el edificio de Correos.

En estos días es igualmente gratificante saber que el Puerto de Huelva vaya a proceder a realizar la restauración del Monumento a Colón. Una situación alarmante que igualmente se denunció en estas mismas páginas en junio de 2018.

Es un gusto pasear por la ciudad y ver que muchos edificios históricos nos acompañan, pero no es menos cierto que nos sigue preocupando otros muchos, como el abandono manifiesto de la Casona o el deterioro progresivo del Barrio Obrero, la vieja cárcel, el muro de San Pedro, el hotel Victoria, el Caserón Blanco o la última garita del desaparecido cuartel en la Universidad de Huelva. Lamentamos que a final de tantos reportajes no se haya definido el futuro del viejo Mercado de la Merced. Nos entristeció que se perdiera el interior la farmacia de la calle Botica (Mora Claros), aunque salvamos el azulejo exterior y seguimos insistiendo por la de la calle Concepción.

Sepan que, a pesar de todo, nos sigue gustando esta tierra a la que amamos profundamente, con sus defectos y sus virtudes. Sabemos que pisamos tierra milenaria y nos cubre un inmenso cielo azul que enamoró hasta el mismo Sorolla hace cien años. Lo dijo de nuestros cabezos cuando visitó El Conquero, del que tanto hemos hablado hasta que por pesados conseguimos que lo visitara el señor Edusi, el que nos ha prometido ponerlo guapo y hermoso; incluida la actuación en  la Fuente Vieja.

Este es un camino. ¿Dónde estaban entonces algunos?

Disfruten todos de esta ciudad y dejensé enamorar por ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios