en EL titán

Un BIC oculto por un muro de cipreses

  • El Ayuntamiento asegura que la consolidación y reparación está parada por falta de fondos

  • Un arreglo en el que deberán intervenir Obispado y Cultura

Comentarios 1

Forma parte de la parroquia mayor de San Pedro que está declarada Bien de Interés Cultural, pero si alguien tenía alguna duda, en septiembre de 1999 volvió a contar con una nueva catalogación dentro del Plan Especial del Casco Histórico de Huelva, que recogía el interés del mismo.

El muro tiene una altura de siete metros, con dos escalinatas a derecha e izquierda. Es la consecuencia del gran corte que se le dio al cabezo de Molino de Viento, que dio lugar a la calle Daoiz y, con ello, a una mejor comunicación de la zona baja con el barrio de San Sebastián y, de otra parte, el paseo de Santa Fe. Un desmonte que tiene su origen en proporcionar tierra destinada al relleno de las marismas para la llegada del ferrocarril a finales del siglo XIX.

Hoy el muro se sostiene a pesar del desgaste de su paramento, aunque no se resiente su solidez. En mayo de 2014 la caída de algunos ladrillos vuelve a dar la voz de alarma. Afortunadamente sin consecuencias, aunque reabrió el eterno debate sobre la restauración del mismo, tantas veces reclamada por la parroquia y la Asociación de Vecinos de San Pedro y San Sebastián. Entonces se le tuvo que recordar al Ayuntamiento que tiene una responsabilidad histórica sobre el mismo, por el desmonte del cabezo, el daño sufrido a la parroquia que tuvo que asumir en suscripción popular su reparación, a pesar del compromiso inicial del propio municipio. Asumida esta, hubo un acuerdo con el equipo municipal del Partido Popular que al final no llegó a reflejarse en hechos, por el que el Ayuntamiento asumiría la reparación del muro, mientras que la parroquia se encargaba del porche. La situación de alarma se repite el 19 de febrero de 2016, cuando al parecer unos desaprensivos consiguieron arrancar una de las vallas de hierro forjado de la misma. La solidez de las pilastras quedó de nuevo demostrada, además de contar con un anclaje de hierro de refuerzo. Había pasado solo un mes desde que la asociación vecinal de San Pedro volviera a insistir en la necesidad de la restauración del muro.

A día de hoy todo sigue igual, salvo que se retiraron las vayas en todo el perímetro del muro.

Desde el Ayuntamiento (PSOE) se informó a esta Redacción que se realizaron varias reuniones con el Obispado y Cultura, al ser un BIC. La intención es la rehabilitación aunque no hay decisión alguna por la falta de dinero. Mientras tanto, las escalinatas están convertidas en un auténtico basurero.

La Asociación de Vecinos también lamenta que el muro, que conforma la iglesia y es un elemento visual desde el paseo de Santa Fe, fuese hace unos años tapado por otro muro de cipreses, que nunca tuvo, por lo que reclamó en su día la eliminación del mismo para que se pueda ver en su totalidad un Bien de Interés Cultural.

Las quejas por la pantalla de cipreses que llegan hasta la parroquia son tan diversas como de aquellos que protestan porque no se puede ver las salidas de los pasos de la Semana Santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios