Huelva

1 de noviembre del 2002: se ponen de moda los ataúdes de color rojo caoba en Huelva

1 de noviembre del 2022: se ponen de moda los ataúdes de color rojo caoba en Huelva

1 de noviembre del 2022: se ponen de moda los ataúdes de color rojo caoba en Huelva / M.G. (Huelva)

El 1 de noviembre del año 2002, Día de todos los Santos, Huelva Información publicaba un reportaje titulado 'La moda del rojo caoba' para dar a conocer la tendencia de ese año entre los onubenses a la hora de elegir un ataúd. En la información, además, se contaba que según los datos de las funerarias ese año, la gran mayoría se anticipaba a las últimas horas contratando un seguro que no complicara la vida a la familia. Así pensaba, al menos, el 80% de la población onubense que contrataba y pagaba con antelación todo lo que rodearía el primer paso hacia "la otra vida", es decir, la muerte.

A la hora de elegir, tampoco los vivos se esmeraban en detalles sobre el eterno aposento. Se solían decantar por una caja de precio medio (en torno a los 1.200 euros) de color rojo caoba.

Sin embargo, ya por aquel entonces, a la hora de celebrar un funeral la variedad era tan amplia que se hacía necesaria la ayuda de un profesional para centrar el trámite. Por ejemplo, la funeraria Servisa disponía de una exposición de 12 cajas para que el interesado comprobara lo que estaba comprando. En los últimos años, un nuevo producto conocido como D.M. había revolucionado el sector y había abaratado los precios de manera que el típico ataúd de madera parecía que estaba completamente desplazado quedando para los bolsillos más boyantes.

Entre lo más económico estaba la caja cuadrada color caoba que costaba unos 842 euros. Desde ese precio, el catálogo se abría en un amplio abanico que podría llegar a superar los 6.000 euros. Ofrecía acolchado de seda, almohadilla, el cuerpo se podía cubrir en su totalidad o en parte sobre una tela, una parte acristalada y la caja era de madera africana procedente de Tanzania, estando sellada. Sin embargo, las funerarias de Huelva no llegaban a tanto lujo, así que los más caros no pasaban de los 3.000 euros y era el llamado modelo venus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios