Balance de la hostelería en 2020 y previsiones del 2021

Los hosteleros de Huelva se reinventan para hacer frente al peor año del sector

  • La Asociación de Hostelería prevé que pasará más de un año hasta recuperar el nivel de marzo

  • Bareca cifra en hasta un 80% las pérdidas de los establecimientos durante 2020

Un camarero coloca las mesas de un velador. Un camarero coloca las mesas de un velador.

Un camarero coloca las mesas de un velador. / Josué Correa

"Ojalá tuviera la varita mágica y decirte lo que va a pasar en 2021”. Son palabras del presidente de la Asociación Provincial de Hostelería de Huelva, perteneciente al Círculo Empresarial de Turismo, Antonio Ramón Macías, ante las previsiones del sector de cara al año que viene. La incertidumbre en el sector de la hostelería es un hecho y más tras el 2020 que han padecido: “El peor año de la historia”. Hay que recordar que “de marzo a junio estuvimos cerrados. Y después las restricciones más duras siempre han venido a la hostelería. Si mezclas todo eso haces un cóctel molotov”. Y aparte hay que añadir todos los establecimientos hosteleros que se han quedado por el camino. Las cuentas de Macías son de alrededor de un 30%, según explica a Huelva Información.

El presidente de la Asociación Provincial de Bares, Restaurantes y Cafeterías de Huelva (Bareca), perteneciente a la Federación Onubense de Empresarios, Rafael Acevedo, resalta a Huelva Información que las pérdidas del sector llegan hasta el 75%-80%, en el que es “el peor año de la historia”. “Y eso son los que están abiertos porque si hablamos de caterings, discotecas... es el 100%”.

La vacuna será una prioridad absoluta para que se ejecute el primer paso hacia la normalidad que tanto añora la sociedad. “Esto es un túnel y todavía está muy negro”, asegura Acevedo, quien añade que “más o menos hasta final del 2021 no se ve que empecemos con la normalidad”, una vez que finalicen todas las fases de la vacuna que está sobre la mesa. Para Antonio Ramón Macías volver a los niveles del pasado 14 de marzo “va a tener que pasar un año, año y medio”, en términos generales, puesto que cada caso es diferente y habrá establecimientos que se recuperen antes y otros después.

La mayor tasa de paro, la menor circulación en el mercado, y la reducción del poder adquisitivo son factores que serán consecuencia directa para el sector de la hostelería ya que a fin de cuentas “es ocio”. En cuanto a novedades, la previsión de actividad será la misma. “No nos tendremos que reinventar, sino que nos estamos reinventando”, expresa Macías. Por su parte Acevedo señala que “reinventarnos más ya no podemos”. Y es que el sector de la hostelería ha añadido a sus servicios, en muchos casos, las ventas a domicilio, abrir domingos que antes no se abrían o incluso abrir el mes de agosto entero, según enumera el presidente de Bareca. Medidas que “se mantendrán si queremos seguir para que la cadena funcione, si no se para”.

Por otro lado está la situación del ocio nocturno, el subsegmento de las celebraciones y los feriantes, que “¿cómo se reinventa?”, se pregunta Rafael Acevedo, “si no tienen opción a nada. Cuando esto se normalice a ver cuántos van a abrir y cuántos se han quedado por el camino”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios