Huelva de ayer a hoy

La unidad de escalinatas e iglesia de San Pedro

  • No se eliminan los cipreses, se recortan para ver la salida de los pasos

En esta imagen se puede ver la belleza de conjunto de las escalinatas y la iglesia En esta imagen se puede ver la belleza de conjunto de las escalinatas y la iglesia

En esta imagen se puede ver la belleza de conjunto de las escalinatas y la iglesia / Postal de la época. Archivo E. J. Sugrañes

El muro del cabezo de San Pedro continúa siendo un problema sin resolver. Es importante ahora introducir en este asunto que se trata de un muro que protege y aguanta el cabezo de San Pedro, donde se asentó el castillo de la ciudad y la parroquia matriz, lo mismo con el tiempo se levantaron una serie de casas.

El muro de cipreses no deja ver las escalinatas. El muro de cipreses no deja ver las escalinatas.

El muro de cipreses no deja ver las escalinatas. / E.J.S.

Es el muro que se construye para proteger una zona de la ciudad puesta en peligro por el propio Ayuntamiento a mediados del siglo XIX, por el desmonte del cabezo del molino de Viento que se encontraba en la ladera de este en lo que hoy conocemos por el paseo de Santa Fe.

Lleva el muro de San Pedro en conflicto desde hace décadas. El anterior equipo de gobierno municipal dejó marcada una solución asumiendo su reparación, cuando había quien pretendía que fuese la parroquia quien afrontara las obras. Lo mismo que ya asumiera el municipio en la reparación efectuada en 1994.

Hoy es un todo en la visión de conjunto de la iglesia y las escalerillas que realza el Bien de Interés Cultural.Sin embargo eso no le hace a la Iglesia responsable de su mantenimiento cuando es el propio Ayuntamiento el causante del mismo. En su día aceptó el compromiso de levantarlo aunque por la desidia municipal fueron los onubenses quienes lo pagaron en suscripción popular.

El muro tiene hoy dos problemas. Uno el de su mantenimiento, que es una demanda eterna. Está consolidado, pero necesita de una reparación con reposición de ladrillos y limpieza del mismo. El otro es el arreglo de sus barandilla, pendiente desde febrero de 2016.

La masa vegetal ya no puede ocultar el mal aspecto estético que muestra

Otra cuestión es la hilera de cipreses que nunca tuvo y que una mente iluminada lo puso como un muro delante del muro. Cuando con sus escalinatas lo que hace es, en la mirada desde el paseo de Santa Fe, realzar el conjunto arquitectónico que supone este BIC. Mientras la hilera de arboleda que baja por Daoiz afecta tanto a la visión de las escalinatas como a la del antiguo mercado de Santa Fe, que va deteriorándose a marcha forzada.

Paño que ha sido restaurado y donde se vuelven a plantar cipreces Paño que ha sido restaurado y donde se vuelven a plantar cipreces

Paño que ha sido restaurado y donde se vuelven a plantar cipreces / E.J.S.

Llegamos ahora al otro paño del muro el que se continúa con la puerta del Sol, que soporta el cabezo en este otro espacio. El Ayuntamiento, asumiendo la responsabilidad que tiene sobre el muro, obligó en la actuación urbanística de la calle Aragón a que en la nueva promoción de viviendas se incluyera restaurar el muro e integrar en él una nueva plaza.

Aquí se vuelve a cometer ahora el mismo error del que todos se vienen lamentando, la colocación de tres cipreses que con el tiempo crecerán y privarán a todos de una visión de conjunto de la iglesia desde la calle La Palma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios