Huelva

El encargado de una finca reconoció al presunto asesino en Tariquejo

  • El detenido abordó al responsable del riego de la explotación agrícola para pedirle unos cigarrillos

  • La Junta gestionará la adopción de las niñas tras la renuncia de la familia materna

Empresa de Tariquejo en cuya entrada abordó el presunto asesino a un hombre para pedirle cigarrillos Empresa de Tariquejo en cuya entrada abordó el presunto asesino a un hombre para pedirle cigarrillos

Empresa de Tariquejo en cuya entrada abordó el presunto asesino a un hombre para pedirle cigarrillos / fotos: jordi landero

El encargado del sistema de riego de una conocida explotación agrícola dedicada al cultivo de berries situada en Tariquejo, entre los términos municipales de Cartaya y Villanueva de los Castillejos, fue el pasado domingo quien identificó al presunto asesino de la joven de 24 años en Lepe, y que se encontraba fugado y en búsqueda y captura por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado desde la mañana del sábado.

Según señalaron ayer a Huelva Información fuentes de dicha empresa agrícola, con sede en Cartaya, un desconocido se acercó al "regaor" de la finca cuando éste salía de la misma tras concluir su trabajo pasadas las doce del mediodía "y le pidió uno o dos cigarros, a cambio de uno o dos euros".

El presunto asesino permaneció oculto con el vehículo de su hermano

Las mismas fuentes detallando que el responsable del riego fue abordado por esta persona justo en la portada de una cantera de áridos con planta asfáltica que lleva por nombre Cantera Tariquejo y que explota la empresa constructora Rus Eiffage Infraestructuras (antigua Rus), colindante con dicha explotación agrícola.

Tras denegarle los cigarrillos a dicha persona "por no ser fumador", según relatan las mismas fuentes, el responsable del riego "se quedó un poco extrañado porque le sonó mucho la cara del joven que le había pedido tabaco", así como "pudo observar que había dejado un vehículo oscuro en un cañaveral cercano, junto al camino que da acceso tanto a la explotación agrícola como a la cantera de áridos", por lo que inmediatamente "decidió consultar a través de su teléfono móvil a través de Internet la fotografía que previamente había vistió publicada en algunos medios de comunicación y redes sociales del presunto asesino de Lepe.

Al darse cuenta de la coincidencia de la misma con el joven que lo había abordado instantes antes para pedirle tabaco, el trabajador de la explotación agrícola no dudó en avisar a la Guardia Civil que, tras comprobar que efectivamente los datos y descripción suministrados por éste coincidían con los del presunto asesino y con los del vehículo de su hermano, en el que había huido el sábado, puso en marcha un importante operativo que concluyó poco antes de las 16.00 horas de ayer domingo con su detención.

El lugar donde había permanecido oculto el presunto asesino con el vehículo de su hermano se trata de una zona poco transitada, especialmente los fines de semana, que se encuentra en el límite entre el pinar del Campo Común de Arriba de Cartaya y numerosas explotaciones agrícolas, además de la ya referida cantera de áridos.

A la misma se accede desde un camino que se encuentra en bastante mal estado y que arranca desde la conocida como carretera de Tariquejo (HU-3402), una vez pasada una conocida venta y antes de llegar al desvío de la carretera rural de Las Bodegas.

Laurentiu Daniel (33 años), el presunto asesino, permaneció durante toda la jornada de ayer lunes en los calabozos del puesto de la Guardia Civil de Lepe, según precisó en declaraciones a los periodistas la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, donde se acogió a su derecho a no declarar. Según fuentes de la Guardia Civil L.D. ha sido puesto a disposición del Juzgado de Violencia de Género número 3 de Ayamonte a primera hora de la mañana de este martes

Laurentiu Daniel asesinó presuntamente a su expareja, Cristina Marin (24 años), cuyo cadáver fue hallado a primera hora de la mañana del sábado en su domicilio de la calle Méndez Núñez de Lepe con varias heridas de arma blanca. Fruto de la relación entre ambos tenían dos niñas de dos y cinco años, las cuales se encontraban en dicha vivienda en el momento del asesinato, aunque no se dieron cuenta de nada porque estaban dormidas.

Por su parte el Ayuntamiento de Lepe, que el domingo convocó una concentración y un minuto de silencio en el paseo marítimo de la playa central de La Antilla, decretó ayer lunes jornada de luto oficial en memoria de Cristina Marin, por lo que las banderas de todos los edificios oficiales de la localidad ondearon ayer a media asta.

Por otra parte la Asociación de Rumanos de la Costa Occidental de Huelva (Arcoh) comenzó ayer lunes a recaudar fondos para colaborar con los gastos del sepelio de Cristina Marin, que está previsto que se celebre en la parroquia de Santo Domingo de Guzmán de Lepe en una fecha aún no concretada, y que según la presidenta de dicho colectivo, Micalea Ciliciu, asciende a unos 3.000 euros.

Ciliciu ha agradecido en este sentido la predisposición de los vecinos que están colaborando, pues hasta ayer ya llevan recaudados "más de 1.000 euros". Sobre la fecha del entierro precisó que aún se desconoce "al depender de la autopsia y de la declaración de su expareja". De igual forma, señaló que el Ayuntamiento de Lepe "va a ceder el nicho" y que están esperando la llegada de una hermana de la fallecida, que vive en Rumanía y que va a reclamar el cadáver, que no será repatriado por expreso deseo de su familia.

La Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Huelva va a gestionar la adopción de las dos hijas, de 2 y 5 años, de Cristina Marin, tras la renuncia de su familia materna a hacerse cargo de las niñas.

La presidenta de la Asociación de Rumanos de la Costa Occidental de Huelva (Aecoh), Mihaela Ciliciu, ha señalado en este sentido que la familia de la madre de las menores, de nacionalidad rumana, "no está en una buena situación económica como para hacerse cargo de las niñas", de modo que la Junta, que se encarga de ellas desde el pasado sábado, se responsabilizará de buscarles una familia.

Será así una vez que descartado que se haga cargo de las menores algún familiar del padre, detenido como presunto autor del asesinato.

Las niñas se encuentran en un centro de acogida de menores en situación de desamparo, gestionado por una entidad con un convenio con la Junta, atendidas por un equipo formado por profesionales como cuidadores, trabajadores sociales y psicólogos.

El trabajo, según fuentes de Igualdad, se centra en que las menores noten lo menos posible lo que está sucediendo, manteniéndolas ocupadas con actividades durante buena parte del día.

De forma paralela, se ha comenzado a gestionar la acogida temporal de las menores en una familia, con la prioridad de que se trate de un núcleo familiar que acoja a las dos niñas, para que no se separen. En este sentido son ya varias las familias que se han ofrecido a adoptarlas.

Se trabaja con la posibilidad de una acogida temporal que podría traducirse en la adopción permanente, con lo que se busca un perfil de familia con recursos económicos y sociales suficientes para que termine todo el proceso en el mismo hogar.

Las mismas fuentes han señalado que se cuenta con la "ventaja" de que el suceso ha ocurrido durante las vacaciones de verano, de modo que hay unas siete semanas por delante para escolarizar a las niñas, sobre todo a la mayor, sin tener que cambiarlas una vez comenzado el curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios