15-M | Aeropuerto Cristóbal Colón El despegue por aire que se resiste

  • La gran infraestructura privada proyectada en Huelva sufre un bloqueo burocrático que le impide materializarse

  • Los sectores turístico y agrícola apuestan fuerte por el avión como medio para su desarrollo en la provincia

Imagen virtual de la terminal de viajeros del proyecto de aeropuerto Cristóbal Colón. Imagen virtual de la terminal de viajeros del proyecto de aeropuerto Cristóbal Colón.

Imagen virtual de la terminal de viajeros del proyecto de aeropuerto Cristóbal Colón.

Aquel listado de infraestructuras elaborado hace un año por la Federación Onubense de Empresarios contaba también con el aeropuerto Cristóbal Colón, considerado estratégico para el desarrollo de varios sectores productivos de la provincia. Es una demanda singular entre las mismas que ahora se incluyen en el manifiesto del 15-M, por cuanto se trata de la única para la que no se reclaman inversiones a la Administración. El coste de su construcción lo asumen en su totalidad inversores privados, por lo que no debería haber escollos en su camino. Teóricamente, al menos, porque la burocracia gubernamental ha frenado estos últimos años su materialización.

La petición de los empresarios respecto del aeródromo proyectado se concreta, precisamente, en que Fomento desbloquee la tramitación administrativa. El punto muerto se localiza en Aviación Civil, que debe dar curso a un proyecto que ya ha superado cuestiones tan importantes como su viabilidad económica y medioambiental.

El Cristóbal Colón ha sufrido en su recorrido el lastre de los últimos aeropuertos construidos en España, convertidos en monumentos al despilfarro en tiempos del boom previo a la crisis. Castellón y Ciudad Real pesan demasiado para Huelva y para cualquier otra provincia que haya pretendido sacar adelante estos años un proyecto de estas características. Pero en el onubense concurren elementos que lo hacen diferente y que evitan sonrojos entre los responsables públicos.

Aunque este plan fue lanzado en 2004 por la Diputación y la Cámara de Comercio, son los empresarios los que han asumido el mando y el liderazgo, convencidos de que es una necesidad especialmente constatada en el sector turístico y de que la vía privada es la única forma de lograr su construcción.

Hace cuatro años se produjo el primer paso firme en este sentido, con la entrada de Huelva Desarrollo y Progreso SL en la sociedad aeroportuaria. Al frente de la empresa se encuentra un reconocido empresario hotelero de la provincia, Alfredo González, que pasó a tomar el control del proyecto con el propósito de buscar inversores para los 20 millones de euros en que se cifró el capital necesario. El primer paso estaba dado.

Proyecto coherente

En este tiempo se ha conseguido definir esa inversión y el propio aeropuerto proyectado, convertido en un aeródromo funcional, de tamaño medio, adaptado para vuelos internacionales, con área logística para el transporte de mercancías y con capacidad para posteriores ampliaciones en función de las necesidades que irán surgiendo.

Los empresarios freseros se han incorporado con decisión al proyecto, sabedores de que un aeropuerto abrirá mercados en Asia para los frutos rojos onubenses, limitados ahora al mercado de Europa Occidental en su salida internacional por carretera.

El sector turístico ha abanderado desde el primer momento la demanda de esta infraestructura, viejo anhelo onubense frenado por quienes defienden la cercanía de Sevilla y de Faro, en Portugal, como puertas de entrada aéreas para Huelva. Los empresarios hoteleros, sin embargo, siempre han advertido de que la distancia es superior en tiempos a los kilómetros existentes y que la oferta turística que hay en el camino es una competencia insalvable cuando se trata de visitantes que buscan comodidad e inmediatez.

Sólo dos provincias costeras españolas no tienen aeropuerto: Huelva y Lugo

El hecho de que Huelva sea una de las dos únicas provincias costeras españolas que no tiene aeropuerto, junto a Lugo, ya es visto como un hándicap del que debe desprenderse para competir con el resto de Andalucía y con el vecino Algarve al menos en condiciones un poco más equilibradas.

En febrero pasado se trató de dar un paso más hacia la consecución del objetivo con la reunión que el presidente de la Diputación, Ignacio Caraballo, tuvo con el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, para tratar sobre la tramitación del Cristóbal Colón. La petición onubense quedó ahí, con la confianza de que no tarde en producirse el desbloqueo.

Caraballo, por su parte, en una entrevista posterior a Huelva Información, aseguró que la Diputación saldrá del accionariado de la sociedad aeroportuaria para evitar frenos administrativos por esta causa. La pelota queda así en manos del Gobierno; el saliente, de Pedro Sánchez, o el resultante de las elecciones del mes que viene. Huelva entera, para que no se le pase a ninguno, les recordará la promesa pendiente en la manifestación de este viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios