En el Titán

Un brindis carnavalero por Colón

  • El pasodoble de la comparsa de Mingorance La Punta el Sebo levanta, deja claro desde 1930 que es el monumento al almirante

En vísperas del Voto Colombino los carnavaleros de Huelva se echan hoy a la calle en cabalgata para alegrar a la ciudad.

Este año, además, se cumple el 90 aniversario del Monumento a Colón y ahora que estamos en plenos Carnavales me voy a permitir recuperar el pasodoble más famoso de las carnestolendas choqueras.

El Monumento a Colón con el disfraz carnavalero en 1987. El Monumento a Colón con el disfraz carnavalero en 1987.

El Monumento a Colón con el disfraz carnavalero en 1987. / Archivo Huelva Información

El Carnaval de Huelva, que es como se le conocía siempre, se vistió de aire colombino y, muy especialmente, a partir de 1929. Es cuando arranca esta especial vinculación gracias a la murga Los viudos alegres que en 1930 le cantan al Cristóbal Colón en el recién inaugurado del monumento de la Punta del Sebo.

Lo hacen en un momento en el que algunos empezaban a poner en duda que la escultura no era Colón. Opiniones que venían de aquellos quienes no entendían la vanguardia artística y esperaban a un almirante con ricitos.Pues Los viudos alegres, más allá de dejar bien claro que estamos ante la escultura a Cristóbal Colón, realizan una muy pedagógica reivindicación del protagonismo histórico que acercaba a Huelva la nueva escultura ofrecida por la sociedad neoyorquina Columbus Memorial Fund.

Así, Los viudos alegres acertaron más que algún que otro articulista despistado, que solo llegaba a ver un bulto de piedra. De ellos es el pasodoble La Punta el Sebo levanta, con letra de Claudio González Domínguez Mingorance y se cree que con música de José Ramos Martín El Bomba.

Arranca con una introducción que nos sitúa en el momento histórico colombino, a modo además de reivindicación:

“Huelva te saludamos, te lo merece,/ por ser la patria hermosa del onubense,/ lo lleva escrito España en el mapa mundial/ y Los viudos alegres/ ahora lo vamos a demostrar”.

Lo demuestran muy claramente a aquellos que ahora le llaman al Monumento a Colón el de la Fe Descubridora, una denominación que jamas fue la suya. Ni cuando se pensó en la idea, en la visita a La Rábida de William H. Page, en 1917, que lamenta que no exista un monumento dedicado a Cristóbal Colón. Ni nadie lo llamó así en la ejecución del proyecto. Ahí está la letra aclaratoria:

“La Punta el Sebo levanta un Monumento a Colón/ dándole honra al marino/ que con grandes riesgos/ los mares cruzó./ El descubrió el Nuevo Mundo/ y ahora veréis cómo fue,/ con las alhajas empeñadas/ de aquella reina Santa Isabel”.

Y para que todos se enteraran, así termina el pasodoble: “Mandó, mandó/ que tres naves construyeran/ que fue, que fue/ que fueron las carabelas/ de to, de to,/ de to el mundo conocidas,/ que fueron la Pinta y la Niña/ y la famosa Santa María”.

En la nueva etapa de las carnestolendas va a tener también bastante protagonismo el Descubrimiento de América, tanto que para todos es el Carnaval Colombino y el pasodoble La Punta del Sebo levanta lo tomaron como himno.

En 1987 fue disfrazado y en el 92 es el Carnavalero del Año

En 1987 llegaron a disfrazar a Colón en su monumento, lo que resultó un acontecimiento, con opiniones para todos los gustos al ver al marino con un antifaz puesto y una amplia túnica que tuvieron que colocar con ayuda de los Bomberos.

Mientras que en los fastos del 92 nombran a Colón Carnavalero del Año con una gala de entrega festiva a los pies del monumento.

Este afecto colombino ha llevado en más de una ocasión a continuar haciendo presente a Colón en las fiestas. Este año incluso una murga y una comparsa han vuelto con el tema colombino. La murga es Quiero cruzar la bahía, cuyos componentes iban disfrazados de la tripulación de las carabelas.

Mientras que la comparsa La murga del maestro realizan un homenaje directamente a Mingorance, aludiendo al 90 aniversario del Monumento a Colón. Sus componentes, unos recordaban a lo viudos alegres y otros a los pilotos marinos, ambas comparsas del célebre Mingorance.

Así que a disfrutar del Carnaval moderadamente, con un brindis por los noventa años del monumento que los americanos regalaron al pueblo español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios