Huelva

El apagón de Lexnet deja al juzgado de guardia tres días sin notificaciones

  • El Gobierno paraliza de viernes a lunes el sistema de comunicación telemática debido a un grave fallo de seguridad

  • Todos los datos personales quedaron a merced de cualquier usuario

Funcionarios del Juzgado de Instrucción 5 de Huelva en un momento de la guardia de agosto de 2016. Funcionarios del Juzgado de Instrucción 5 de Huelva en un momento de la guardia de agosto de 2016.

Funcionarios del Juzgado de Instrucción 5 de Huelva en un momento de la guardia de agosto de 2016. / canterla

En plena operación salida estival en los juzgados, justo cuando abogados, procuradores, jueces, fiscales y demás actores de la Justicia se afanan para cerrar el mes de julio para irse de vacaciones o dejar todo cerrado antes del inhábil agosto, la plataforma telemática que utiliza el sistema judicial para sus comunicaciones tuvo que ser paralizada de urgencia. La razón, un gravísimo fallo de seguridad que permitía a cualquiera con un conocimiento mínimo de informática acceder a cualquier archivo, notificación o procedimiento del país.

Fue el decano del Colegio de Abogados de Cartagena, José Muelas, quien puso el asunto en conocimiento del Ministerio de Justicia el pasado jueves. Él mismo indicó ayer a Huelva Información que una persona le dio aviso de la incidencia y se dispuso a comprobarlo. "Me bastaba con cambiar los números de la ID de la barra de direcciones de la carpeta a la que yo sí tengo acceso para saltar a la de un compañero". Lo constató en su propio despacho y decidió, el miércoles en torno a la 1:00, escribir al Ministerio para alertar sobre el agujero de seguridad que dejaba a merced de los más de 150.000 abogados y procuradores que utilizan Lexnet en el país y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado datos sensibles de millones de personas.

El Instrucción 4 realizó las comunicaciones urgentes en persona y el lunes envió el resto

"Yo podría descargar e incluso modificar cualquier notificación de la Guardia Civil o la Policía Nacional al juzgado y viceversa", detalla Muelas. Y publicar y acceder a todo tipo de documentos en causas ajenas. O notificar o borrar cualquier sentencia. Casi nada.

La propia asociación de consumidores Facua tacha de "gravísima" la negligencia del Ministerio de Justicia, considerando un "escándalo de enormes dimensiones" que cualquier usuario de Lexnet haya tenido acceso a nombres y apellidos, DNI, domicilios, teléfonos, datos fiscales, números de cuentas bancarias, procedimientos judiciales iniciados, multas, condenas en vía civil, antecedentes penales, imputaciones, informaciones aportadas por Policía y Guardia Civil, datos de mujeres maltratadas, despidos laborales... de la ciudadanía.

El jueves por la mañana el decano de los letrados de Cartagena no había obtenido respuesta del Ejecutivo, así que se decidió a llamar directamente al subdirector general de Nuevas Tecnologías del Ministerio de Justicia, José Luis Hernández. La polémica saltó a Twitter y el revuelo adquirió la dimensión que le pertenecía.

La secretaria coordinadora de Huelva, Aurora Marín, indicó al respecto a este periódico que, en efecto, se produjo una paralización temporal de Lexnet el jueves por la tarde. Los informáticos del Gobierno central intentaron parchear el desaguisado para que aguantara hasta el viernes.

Pese a la lentitud del sistema, se solventaron telemáticamente las comunicaciones de la mañana del viernes y se detuvo la plataforma desde aquella tarde (16:30) hasta las 8:00 de este lunes, tal y como concretó a este diario el exdecano de los procuradores onubenses, Enrique Hinojosa. El decano del Colegio de Abogados de Huelva, Juan José Domínguez, y su gerente, Francisco Rodríguez Verdugo, señalan que "en Huelva no hubo demasiada incidencia" para ellos.

El parón de Lexnet, no obstante, sí que ha afectado al juzgado que permanece de guardia desde la semana pasada en Huelva, el Instrucción 4 de Javier Pérez Minaya. El secretario judicial (ahora letrado de la Administración de Justicia) del órgano, Ruperto García, explicó ayer a este rotativo que "no se ha efectuado ninguna comunicación telemática hasta este lunes", si bien los actos de comunicación que era necesario llevar a efecto, los más urgentes, "se han hecho en persona". El resto de lo acumulado desde la tarde del viernes se ha remitido este lunes, en principio sin ocasionar el colapso del juzgado, según los funcionarios.

Este domingo la Brigada Tuitera -capitaneada por José Muelas- se activó en Twitter para llamar la atención de prensa y políticos sobre la situación de la plataforma telemática. Desató la tormenta bajo la etiqueta #desastreLexnet, iniciativa en la que participaron abogados onubenses como Felipe Garoña o el procurador Enrique Hinojosa. Pidieron en masa la dimisión del ministro de Justicia, Rafael Catalá, que se ha limitado a decir en su cuenta que "después de un intenso trabajo de mantenimiento, restablecido @lexnetjusticia más seguro. Pedimos disculpas por las molestias". Nada ha concretado sobre la duración de la grieta en la seguridad de Lexnet. Ni hay dimisiones.

Coinciden los entrevistados en defender la pertinente mejora del sistema de notificaciones judiciales, muy insuficiente, lento, con escasa capacidad y que "queda muy lejos del sistema que tienen, por ejemplo, en Hacienda; la Justicia no interesa que sea rápida ni eficaz", sentencia Hinojosa. Lo más grave, a su juicio, es que todos esos datos sensibles de Lexnet los controla el Ejecutivo y no el Poder Judicial, "lo que vendría a ser como si el fiscal o el abogado de turno tuvieran que presentar sus escritos en la Subdelegación del Gobierno en vez de en el juzgado". En este sentido, Muelas remarca que "el problema tiene mucha envergadura: los datos más importantes de España están en manos de l Gobierno, y ya sabemos que hay muchos políticos que son objeto de investigación por corrupción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios