Huelva

Mantener la mente activa ayuda a retrasar los síntomas del alzhéimer

  • Unos hábitos de vida saludable, una dieta rica en frutas y vegetales y hacer ejercicio podría ayudar a evitar la enfermedad

Antonio Parralo. Antonio Parralo.

Antonio Parralo. / H.I. (Huelva)

Mantener la mente activa es fundamental para retrasar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Así lo manifiesta Antonio Parralo, especialista en neurología de Quirónsalud Huelva.

El Alzhéimer es una enfermedad de tipo neurodegenerativo, que cursa con demencia, caracterizada fundamentalmente por la alteración evidente de la memoria. No hay una causa concreta, sino varios factores implicados en su etiología, siendo el principal factor la edad.

Aunque parece que puede haber cierta predisposición genética, hay otros factores que influyen, como son los hábitos de vida, los factores de riesgo cardiovascular (abuso del alcohol, tabaco, colesterol alto, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, la obesidad y el sedentarismo) así como los traumatismos craneoencefálicos a partir de los 65 años o los cuadros depresivos antes de los 60 años.

La sintomatología es variada y puede ser diferente en cada paciente. Su principal manifestación es la alteración de la memoria, en concreto la memoria reciente y la capacidad de incorporar nueva información. El lenguaje también se ve afectado, así como la conducta, personalidad, el ánimo o sueño y episodios de desorientación.

Según afirma el doctor Parralo parece que hay más incidencia de la enfermedad en mujeres, “como la edad es el factor de riesgo principal y la esperanza de vida de la mujer es mayor que la del hombre, esto hace que tenga mayor incidencia la enfermedad en el sexo femenino”.

El especialista relata que el diagnóstico es fundamentalmente clínico, es decir, “por los síntomas referidos tanto por el paciente como por su familia y por la exploración cognitiva que se hace en estos pacientes, la cual consiste en una serie de test (conocidos coloquialmente como test de memoria) o evaluación neuropsicológica”.

“Además, siempre se debe practicar alguna prueba de imagen cerebral, normalmente un TAC o RNM, PET-amiloide o el estudio de biomarcadores en líquido encefalorraquídeo. Con todos estos datos, se puede llegar a un diagnóstico certero de la enfermedad, explica.

Parralo apunta que llevar unos hábitos de vida saludable podría ayudar a evitar esta enfermedad, como una dieta rica en frutas y vegetales, no fumar, no beber alcohol y hacer ejercicio regularmente. Otra medida fundamental sería mantener una vida intelectualmente activa: leer, culturizarse, realizar crucigramas, etc. “Cuantos más factores de riesgo se eviten, menor será la posibilidad de padecerla”, asevera.

En la actualidad no existe ningún tratamiento que cure la enfermedad. La enfermedad de Alzheimer es una de las enfermedades que más ensayos clínicos tiene actualmente en cuanto a su tratamiento. “Pero aún no se ha encontrado algo verdaderamente bueno”.

En palabras del doctor “disponemos en la actualidad de fármacos que potencian la acción de las neuronas que aún quedan “vivas” y frenan la enfermedad, hacen que vaya más lentamente, pero en ningún caso la evitan”. Además, “usamos tratamiento para diferentes síntomas, apunta Parralo, que pueden ser un perjuicio para el paciente y su familia, como pueden ser los trastornos del ánimo, del sueño y de conducta”.

El doctor destaca la importancia del tratamiento no farmacológico. Mantener la mente lo más activa posible, acudir a talleres de memoria y estimulación cognitiva o bien, sobre todo actualmente en la pandemia que vivimos, “montarse el taller de memoria en casa” con sopas de letras, cruzadas, sudokus, puzles, etc. “Todo esto es, como ya he dicho, fundamental, incluso más importante que los propios fármacos”, concluye el neurólogo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios