Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Huelva | Infraestructuras

El aeródromo se levantará en el municipio de Gibraleón

  • El respeto ambiental se integra en el concepto SMART adoptado para subrayar su funcionalidad

Las grandes líneas del proyecto contenidas en el Plan Director del aeropuerto de Huelva recogen todos los aspectos sujetos a la aprobación de la Administración. Uno de los más importantes es el relativo a la ubicación del aeropuerto, que se establece en el término municipal de Gibraleón, en un punto intermedio entre el núcleo olontense, Cartaya y Aljaraque. Su situación se ha estudiado con especial cuidado para que cumpla todos los requisitos técnicos y ambientales, además de responder a las necesidades del sector turístico, próximo a los principales enclaves de la costa y a la capital de la provincia, así como a la autovía A-49 que conecta con Portugal.

El Informe de Sostenibilidad Ambiental deja claro que las zonas de mayor valor ecológico quedan a gran distancia, y las zonas habitadas se encuentran totalmente fuera del área de actuación y aledaños para que no afecte a la población.

Los pronunciamientos de los ministerios implicados en la tramitación son, de hecho, los que han elegido la ubicación exacta.

Desde que el primer esbozo del aeropuerto fuera revisado por indicaciones de la Dirección General de Aviación Civil, el proyecto ha adoptado un concepto propio que subraya la funcionalidad de las instalaciones. Sus promotores emplean un acrónimo, SMART (inteligente), en el que resumen sus principales cualidades: sostenible, moderno, adaptable, realista y trendy (actual). Es la carta de presentación actual del aeropuerto.

El proyecto fue redimensionado a unas proporciones modestas, ajustadas a la necesidad real inicial, aunque con todo el equipamiento necesario para operar vuelos internacionales, también en mercancías, con un diseño sencillo pero atractivo, sin renunciar a futuras ampliaciones con costes asumibles fácilmente y con un empeño muy especial en integrarse en el entorno.

Las previsiones más moderadas apuntan a 500.000 pasajeros en 2030 y 12.000 empleos generados

El resultado será un aeródromo capaz de mover, en un escenario conservador, 500.000 pasajeros en 2030, abierto a operaciones logísticas, capaz de generar 12.000 empleos directos e indirectos y propiciar un impacto económico en la provincia de unos 1.000 millones de euros. Con la totalidad del riesgo asumido por empresarios, que aseguran tener más que atada la viabilidad del proyecto.

“Los técnicos creen que el proyecto es totalmente viable”, destaca Alfredo González sobre el nuevo escenario en el que se encuentran, con todo a favor, insiste, para despegar.

Hay un deseo fuerte de dar a conocer los detalles sobre un aeropuerto pensado para el avance de Huelva en el sector turístico y la evolución del agrícola, con clara intención de potenciar la actividad logística para ayudar a la exportación del sector agroalimentario y sus principales productos, como los mariscos y pescados, las carnes ibéricas y el jamón de Jabugo, así como los frutos rojos.

González apuesta por “dejar de hablar de potencialidades e invertir para que sean realidades”. Todo, además, en este caso, de la mano de capital privado, sin comprometer las arcas públicas. No hay motivos para el rechazo, asegura. Espera despejar las dudas de los escépticos en los próximos meses por la responsabilidad asumida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios