Huelva

Zalamea acoge a la Divina Pastora

  • Mañana tendrá lugar la función principal y la procesión de regreso desde la parroquia de la Asunción

  • Permanecerá en su ermita hasta la romería del mes de mayo del próximo año

La Divina Pastora en su traslado procesional a la parroquia. La Divina Pastora en su traslado procesional a la parroquia.

La Divina Pastora en su traslado procesional a la parroquia. / J. M. Jiménez

Zalamea celebra estos días las Fiestas en Honor a la Divina Pastora, que desde el pasado domingo, se encuentra en la Iglesia de la Asunción. Tras la suspensión el pasado viernes del traslado de la Divina Pastora desde su ermita hasta la iglesia de la Asunción debido a las lluvias caídas durante toda la tarde y a la hora prevista de la procesión, la hermandad decidió posponer el acto a la tarde del domingo. Gladiolos, nardos, antirrinun y astroemerias son las flores que adornaron el paso para perfumar con su gracia las calles del pueblo.

Los cantes del rosario zalameño acompañaron por las calles a la Virgen, rodeada de gran cantidad de zalameños que estuvieron presentes desde su salida del barrio, hasta llegar al templo principal de la localidad.

A lo largo del recorrido se adornaron las calles con distintos banderines, realizados en años anteriores, así como la puerta de la ermita, luce las típicas y tradicionales flores de papel.

Para esta ocasión la Virgen lucirá sobre sus sienes una tiara, elaborada expresamente para estos cultos, gracias al generoso préstamo de distintas piezas y alhajas, de un hermano y devoto de la Virgen, que ha permitido que se elabore esta exquisita pieza, que combina los brillantes, esmeraldas, piezas antiguas de oro y cuatro piedras de amatistas engarzadas en oro. Una pieza de gran calidad que pasa a formar parte del ajuar de la Divina Pastora.

En estos días la imagen preside el altar de la parroquia durante sus cultos. Para hoy sábado día 21 de septiembre, está programada la función principal y la procesión que discurrirá por el centro de Zalamea y por las calles que llevan a la ermita donde La Pastora permanecerá hasta la romería de mayo.

Tras la fundación el pasado año de la Hermandad de la Divina Pastora, tras varios años como Asociación de Fieles, el tercer fin de semana de septiembre se consolida como jornadas de celebración para esta querida advocación.

Los orígenes de la devoción son imprecisos hasta el siglo XVIII. Existen referencias de la Virgen María como pastora en la vida y escritos de grandes religiosos.

Sin embargo, la labor de darla a conocer fue concebida en Sevilla en el año 1703 en la mente de un sacerdote capuchino de gran devoción mariana conocido como Fray Isidoro de Sevilla. Éste le encargó un lienzo con tal representación al artista Alonso Miguel de Tovar de la Escuela pictórica sevillana y escribió la Pastora Coronada (Sevilla, 1705) en la que expuso su idea predicable de la Virgen en traje de pastora. El religioso Fray Miguel de Zalamea, muy cercano a Fray Isidoro, trajo la advocación de la Divina Pastora a Zalamea en 1766, colocándose una imagen en un camarín construido al efecto en la antigua ermita de San Sebastián.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios