Medio Ambiente

La Universidad de Huelva encabeza la investigación y lucha contra los incendios forestales

  • El nuevo centro científico para España y Portugal arranca con un presupuesto de 24,6 millones de euros

  • Prevención, extinción y recuperación centrarán las líneas de trabajo del Cilifo

La consejera Carmen Crespo y la rectora María Antonia Peña llegan a la sede de las jornadas de presentación del proyecto transfronterizo. La consejera Carmen Crespo y la rectora María Antonia Peña llegan a la sede de las jornadas de presentación del proyecto transfronterizo.

La consejera Carmen Crespo y la rectora María Antonia Peña llegan a la sede de las jornadas de presentación del proyecto transfronterizo. / Josué Correa

Andalucía, el Algarve y el Alentejo son las tres regiones española y portuguesas que se han aliado en un proyecto sin precedentes: el Centro Ibérico para la Investigación y Lucha contra los Incendios Forestales. Es el bautizado Cilifo, un proyecto de cooperación transfronteriza europeo con sede en la Universidad de Huelva, que asumirá el liderazgo científico en el intento más serio para acabar con los fuegos en el medio natural.

El periodo de ejecución del proyecto empezó el 1 de abril del año pasado, con un horizonte aún por delante de dos años y medio, pero fue hoy el día elegido para su presentación pública, en la nueva Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Onubense, donde la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, se refirió este mediodía a la necesidad de “dar pasos importantísimos desde el punto de vista medioambiental”, como consideró los incendios forestales.

“Estoy muy ilusionada con este proyecto, que es interesantísimo, entre España y Portugal, con su centro neurálgico en la Universidad de Huelva, porque los investigadores buenos en esta materia están aquí, en las universidades”.

Este Centro Ibérico para la Investigación y Lucha contra los Incendios Forestales echa a andar con el impulso que dan los fondos Feder. El 75% del presupuesto total de 24.666.660,81 euros son financiados por esta vía, prácticamente 18,5 millones. La Onubense tiene asignados un total de 930.609,91 euros. El deseo es la pervivencia del proyecto más allá de su periodo inicial como proyecto europeo, en ese caso, explican desde la UHU, con recursos propios, autogenerados y aportados por las 14 instituciones participantes de las tres regiones involucradas en su desarrollo.

La rectora de la Universidad de Huelva, María Antonia Peña, aseguró en el acto de este mediodía que detrás de esta puesta de largo hay “muchos meses de preparación, de coordinar los equipos y de definir las líneas”. “Ahora es cuando lanzamos el centro, ahora es cuando tenemos que buscar también los espacios para su sede física y, con esta primera financiación que viene de un Poctep [Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza España-Portugal], ir abriendo líneas de investigación y permitir a los investigadores desarrollar su trabajo”.

La protección de los espacios aseguran, es una oportunidad de desarrollo también

La rectora ha recalcado que la prevención, la extinción y los trabajos de recuperación de las zonas afectadas centrarán las líneas de trabajo del Cilifo. Pero María Antonia Peña va más allá y pone el foco en la necesidad de “abrir un cambio de mentalidad” en cuanto a que “la protección de los espacios de los incendios forestales es también una forma de desarrollo económico, sostenible, con una buena ordenación del espacio, unas buenas políticas territoriales urbanísticas, un buen uso de la agricultura, de la ganadería y de la protección de nuestros bosques”, dijo, no sólo como un medio preventivo de los fuegos sino como “factor de desarrollo económico y de empleo en nuestra provincia y en todas para las que va a actuar este centro”.

En un primer avance del proyecto, hace unos meses, el profesor de Geografía Humana de la Onubense Alfonso Doctor detalló que el centro se encargará de realizar una caracterización de los incendios forestales, de sus parámetros y alcance, además de investigar aspectos como la evolución de la vegetación después de los incendios o la forma en que las plagas atacan la vegetación quemada, como también el aprovechamiento y valorización de la biomasa del monte, como parte del sistema de prevención, o el análisis de la respuesta de las especies arbóreas a diferentes situaciones de estrés ambiental.

El hecho de que la Junta de Andalucía haya apostado por Huelva para ubicar el Cilifo, destacó también la rectora, “no es fortuito”. “La Universidad de Huelva no sólo tiene el talento de sus investigadores, que conocen perfectamente todo lo que rodea el problema de los incendios, sino también el vínculo investigador que está estableciendo con el Algarve y el Alentejo, además de ser una provincia con una importante masa forestal y también con una especial sensibilidad medioambiental”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios