La sentencia de los ERE Sentencias que se convierten en piedras

  • PSOE y PP se enzarzan en duelo de acusaciones tras las condenas a exdirigentes de la Junta por los ERE

El portavoz del PP de Huelva, Juan Carlos Duarte, en su comparecencia de ayer. El portavoz del PP de Huelva, Juan Carlos Duarte, en su comparecencia de ayer.

El portavoz del PP de Huelva, Juan Carlos Duarte, en su comparecencia de ayer. / M.G.

Más de uno en política debería tener como libro de cabecera El arte de la guerra, del general chino Sun Tzu. Nada como un manual que indique los beneficios y los perjuicios de la confrontación en el campo de batalla, aunque éste no pase del terreno dialéctico y las armas sólo sean palabras, dardos envenenados, que, eso sí, pueden dejar maltrecho a quien se cruce a su paso. Peor es cuando la lucha se recrudece y gana la contundencia de las acusaciones, esas que más duelen, las que llevan parte de verdad y parte de artificio, justo para que el alcance sea más lejano y grave. Como con catapultas que, parece, manejan los portavoces de los partidos, lanzando estos días grandes piedras en forma de sentencias judiciales con el engrudo de la corrupción.

El primer disparo aquí estaba claro. La sentencia de los ERE el martes, que ha salpicado a buena parte de la cúpula de la Junta de Andalucía socialista de años atrás, ha sido la ocasión que todos estaban esperando, velando armas para emplear una munición que llevaba tiempo preparada. Y allá que tras las primeras reacciones del mismo día del fallo, ayer se extendió la batalla a las pequeñas luchas condales, en las que, claro, ese primer disparo ha tenido respuesta, también reservada desde tiempo atrás.

En todo hay estrategia, siga los preceptos de Sun Tzu o el puro instinto político de echar sal en la herida del contrario. Y es entonces cuando un ataque se puede volver en contra como un bumerán; y cuando una defensa puede ser una huida hacia adelante sin remedio, pegando tiros como un pistolero acorralado por un tiroteo en el salón de la ciudad.

Juan Carlos Duarte fue el encargado ayer de tirar la primera piedra en Huelva: “El mayor caso de corrupción de la historia de la democracia en España lo ha protagonizado el PSOE en Andalucía”. Pepe Fernández se la devolvió con dureza al portavoz del Partido Popular en Huelva: “El PP tiene en su mochila el caso Gürtel, que difícilmente habrá partido político en este país que pueda superar tamaño proceso probado de lucro personal y de financiación del partido”.

Puestos a intercambiar pedruscos, quizá le habría quedado más lírica al secretario de Organización del PSOE onubense una respuesta en forma de cita bíblica: “Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Aunque las lapidaciones parecen quedarse cortas cuando se trata del ataque directo al enemigo natural.

“La táctica del Partido Popular, en lugar de callar porque tiene muchísimo de qué avergonzarse, es poner el ventilador y salpicarlo todo con mentiras que lo único que hacen es ensuciar por ensuciar la vida política”, acusa Fernández.

“La sentencia deja claro que el PSOE acudía dopado a las elecciones de Andalucía regando con dinero público voluntades e intereses”, apuntaba antes Duarte. “Esto es un escándalo sin precedentes en España e incluso en Europa”.

Y mientras unos aluden a la falta de enriquecimiento personal, de los sentenciados, y al lucro directo que sí tuvo otro partido, otros recuerdan el fraude de 680 millones de dinero público. Cada uno ve lo que quiere en el campo de batalla pero las pedradas, pedradas son.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios