Huelva

El Puerto de Huelva mira al cielo para intentar recuperar sus tráficos

  • La ausencia de transporte aéreo lastra el movimiento de petróleo, primer cliente de los muelles

  • La mercancía general y los contenedores, también en negativo

Imagen de los buques atracados al Muelle Ciudad de Palos desde la Punta del Sebo. Imagen de los buques atracados al Muelle Ciudad de Palos desde la Punta del Sebo.

Imagen de los buques atracados al Muelle Ciudad de Palos desde la Punta del Sebo. / Alberto Domínguez (Huelva)

Si el año pasado el Puerto de Huelva se enfrentó a los demonios de la paralización económica derivada de la crisis sanitaria en la que las cadenas de transporte son una de las principales afectadas por el desplome del consumo, éste no pinta de una manera muy distinta. Al menos, hasta que esa actividad regrese, algo que se espera para después del verano. Los tráficos en los muelles onubenses siguen mirando al cielo, en concreto a la vuelta del transporte aéreo, ahora afectado por restricciones de movilidad, que debe impulsar la actividad en la refinería de Cepsa, principal cliente del Puerto y que tiene al queroseno como el producto más importante de cara a sus ventas.

Por decirlo de otra manera, sin aviones que consuman ese combustible, la actividad de la energética en Huelva se resiente de una manera trascendente y los tráficos lo notan de una forma decisiva. Si el pasado mes de noviembre el ERTE al que se vio obligado Cepsa por la falta de actividad, se cerró como el peor desde que hay registros, el primer mes de este año tampoco le va a la zaga, ya que las poco menos de 350.000 toneladas que se movieron por el Puerto Exterior, suponen un descenso cercano al 60%; eso sí, son notablemente mejores que las apenas 178.000 que lo hicieron en el penúltimo mes del nefasto 2020, el peor registro desde que hay cifras.

Realmente es complicado encontrar una ventana al optimismo en los datos de la Autoridad Portuaria a los que ha tenido acceso Huelva Información. Tal vez, dentro también del capítulo de graneles líquidos, destacar los productos refinados como uno de los pocos que aguantan el temporal y que le permite no vestir sus números del rojo generalizado. La necesidad de abastecimiento de estos productos esenciales, parece estar en el origen del mantenimiento de la actividad, así como la del gas natural que aguante con más de medio millón de toneladas movidas por los muelles del Puerto. Para encuadrar mejor el significado del tráfico de petróleo en el movimiento general de Huelva, simplemente apuntar que del medio millón de toneladas que el Puerto perdió en enero, casi 360.000 corresponde a los graneles líquidos.

Uno de los buques que hacen escala en Huelva a su salida del Puerto. Uno de los buques que hacen escala en Huelva a su salida del Puerto.

Uno de los buques que hacen escala en Huelva a su salida del Puerto. / Carlos Quinteiro (Huelva)

Respecto al otro suministrador de toneladas a los tráficos de los puertos, los graneles sólidos, continúan su descenso iniciado en los últimos años, toda vez que se han perdido para siempre las miles de toneladas de carbón que eran el principal sustento de los mismos, fruto de la electrificación de la casi totalidad de las actividades.

Ni tan siquiera la estrategia de diversificación llevada a cabo por la Autoridad Portuaria de Huelva en los últimos años se escapa de la negatividad de las primeras cifras de este ejercicio. La mercancía general, uno de los fundamentos de la misma, sufre el primer descenso conocido desde hace tiempo y se deja algo más de un 12%, fruto de la ausencia de turismo en Canarias con las que se alimenta la línea de Baleària y Fred Olsen. De nuevo las restricciones de movilidad vuelven a afectar de una manera más que directa al tráfico portuario, aunque las previsiones apuntan a que a lo largo de los próximos meses pueda producirse un ajuste al alza.

El mismo que se espera para el tráfico de contenedores que, también por primera vez, se anota un descenso, aunque en este caso es de apenas un 1,53%, de nuevo con unas perspectivas positivas.El avituallamiento de productos petrolíferos, es decir, el suministro de combustible a los barcos que hacen su escala en Huelva, también parece sostener esas no tan negativas predicciones para los meses venideros, algo a lo que se suma los apenas tres buques menos que se contabilizaron en los muelles onubenses durante el mes de enero.

El arranque ha sido negativo, sin lugar a dudas. El descenso próximo a un 20% significa casi doblar el acumulado del año pasado y quedarse por debajo del mismo mes del año pasado que ya fue de por sí malo aunque en esta ocasión nada tuvo que ver una pandemia que se cobraría su precio a partir del mes de abril. Las cifras de febrero y marzo es previsible que se queden por debajo de las de 2020, cuando fueron especialmente positivas. A partir de ahí, toca recuperarse.

Pilar Miranda en su despacho de la Autoridad Portuaria de Huelva. Pilar Miranda en su despacho de la Autoridad Portuaria de Huelva.

Pilar Miranda en su despacho de la Autoridad Portuaria de Huelva. / Josué Correa (Huelva)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios