Patrimonio

El Palacio de los Medina Sidonia en Huelva recuperará la imagen de final del XIX

  • Las obras de reforma del emblemático edificio pretenden restituir los elementos originarios alterados en la fachada. 

El edificio se está sometiendo a obras de reforma. El edificio se está sometiendo a obras de reforma.

El edificio se está sometiendo a obras de reforma. / Josué Correa (Huelva)

El antiguo Palacio de los duques de Medina Sidonia, ubicado en el número 10 de la calle Palacio, en la capital onubense, recuperará la imagen de finales del siglo XIX. Esto es lo que pretenden las obras de reforma a las que se está sometiendo la emblemática edificación, construida en el siglo XVII.

Incluida en el Catálogo de Edificios, Elementos y Espacios Urbanos de Valores Singulares, enmarcado en el Plan Especial del Casco Histórico de Huelva, tiene un grado de protección 2, una protección tipológica y estructural limitada a la configuración exterior y a los elementos interiores de valor.

Para llevar a cabo la rehabilitación parcial de la configuración exterior de esta casa nobiliaria y recuperar su imagen primigenia se ha tomado como base la documentación gráfica existente, que obra en el Archivo Municipal y que corresponde a imágenes de finales del siglo XIX y principios del XX, cuando en la planta baja se encontraba la popular Cervecería Viena, un establecimiento hostelero que abrió sus puertas en el año 1887, en la entonces denominada calle Joaquín Costa (actual calle Palacio), esquina con General García Escamez (actual calle Espronceda) y permaneció en funcionamiento hasta 1952.

Imagen antigua del edificio Imagen antigua del edificio

Imagen antigua del edificio / H.I. (Huelva)

Precisamente, el bajo, que acogió por último una entidad bancaria, se está rehabilitando para su nuevo uso, un restaurante de comida ítalo-mediterránea, de la cadena de restauración La Mafia, que tendrá así presencia en todas las capitales de provincia andaluzas.

La rehabilitación de la fachada del edificio protegido se está llevando a cabo según el proyecto redactado por los arquitectos Guillermo Orozco Muñoz y Claudia Orozco Martín.

El Plan Especial de Reforma Interior del Casco Histórico establece, en las actuaciones de conservación y adecuación de las edificaciones que cuentan con algún tipo de protección, como obras de carácter extraordinario la restitución de la composición originaria de la fachada.

Se contempla esta medida fundamentalmente en fachadas comerciales de planta baja con alteraciones sustanciales respecto a la configuración original, como es este caso, lo que permite restituir los elementos originarios.

Los frentes del local, en los que se está actuando, no se correspondían con la imagen original del edificio, la fachada estaba modificada en cuanto a la formalización de los huecos, materialización del zócalo, cerrajería original bajo el arco rebajado y balaustrada en la parte baja de las ventanas.

Con las obras de reforma las ventanas volverán a estar coronadas por arcos con sus cerrajerías bajo los mismos, y recuperarán sus balaustradas en la parte inferior. Se propone un diseño de carpintería exterior reinterpretando el que se intuye en las imágenes antiguas del edificio.

También se contempla la restitución del hueco de acceso al edificio desde la calle Palacio. Se plantean como puertas el hueco junto a la medianera de la calle Espronceda y el central de dicha calle.

El Colegio Oficial de Arquitectos indica que el edificio objeto de rehabilitación formaba parte del imaginario colectivo onubense y sus fachadas “estaban correctamente proporcionadas y ejecutadas con materiales adecuados a la función que ha desarrollado durante muchos años”, con lo cual considera que “borrar directamente la historia del edificio para restituir una imagen primigenia no es lo más acertado”.

Señalan desde el organismo colegial que “la rehabilitación urbana es una magnífica oportunidad para cada ciudad siempre que se realice desde un análisis concreto del edificio compatibilizando la actuación con sus niveles de protección”, a lo que añadieron que “todas las huellas que el paso de los años e intervenciones dejan como poso en una definitiva identidad del edificio suman y aglutinan pero no disminuyen los valores acumulados”.

Tras las obras de rehabilitación, el emblemático edificio que recuperará la imagen de finales del XIX, reabrirá sus puertas como un restaurante de La Mafia, un establecimiento hostelero con 350 metros cuadrados de superficie con capacidad para 130 comensales, que dará empleo a quince personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios