Constitución de los ayuntamientos de Huelva El PP adoptará medidas contra los ediles de Almonte por apoyar a Mesa

  • González dice que la consigna era que se votasen a ellos mismos en vez de apoyar a Del Mar

  • Asegura que desde la dirección no hubo instrucciones de pactar con ningún partido en Punta

  • Los populares no descartan que se celebren elecciones de nuevo en Cortegana

El presidente provincial del PP, Manuel Andrés González, ayer, en rueda de prensa en la sede del partido. El presidente provincial del PP, Manuel Andrés González, ayer, en rueda de prensa en la sede del partido.

El presidente provincial del PP, Manuel Andrés González, ayer, en rueda de prensa en la sede del partido. / Nedd Chairi Muñoz (Huelva)

Comentarios 2

El PP tomará medidas contra los tres concejales de Almonte que han apoyado la investidura de la nueva alcaldesa, Rocío del Mar Castellano, de Mesa de Corvengencia, formación que sólo obtuvo dos concejales en las elecciones del 26-M y que ha recibido el apoyo del PP, PSOE e Independientes.

Según explicó ayer el presidente provincial de los populares, Manuel Andrés González, los concejales no respetaron las directrices de la dirección provincial, que eran que Rocío Martín, la número dos de la lista, se postulase como candidata a la Alcaldía, con los votos del PP, después de que el viernes el cabeza de lista, Matías Medina, renunciara a su acta de concejal.

Ante lo ocurrido, “como siguen siendo militantes algunos de los concejales, el partido va a adoptar las medidas necesarias y oportunas, las que establezcan nuestro reglamento y estatutos”, avanzó González. Al igual que Medina, la anterior alcaldesa, la socialista Rocío Espinosa, y el número dos socialista, Antonio Joaquín Díaz, primer teniente de alcalde en el anterior mandato, tampoco recogieron su acta de concejal.

Al respecto, el líder de los socialistas, Ignacio Caraballo, comentó ayer que aconsejó a Espinosa que adoptara “la decisión más correcta para ella”, ya que “dejar de ser alcalde o alcaldesa en un pueblo donde hay muchos roces y enfrentamientos es complicado”.

De este modo, el también presidente en funciones de la Diputación dijo entender que “lo primero es la persona y después la política”, por lo que comprende la decisión de Espinosa, que es personal, porque “lo primero es no hipotecar el futuro en un pueblo en el que ha habido, hay y habrá una confrontación dura”.

Así, reiteró su “respeto absoluto” a los dos ediles socialistas que han entregado el acta. Ahora, tras el acuerdo alcanzado, considera que la situación es “difícil”, si bien los socialistas de Almonte, con quienes Caraballo se reunirá esta semana, celebraron una asamblea y adoptaron su decisión.

Estos pactos, bajo su punto vista, requieren de “un trabajo importante”, al tiempo que también entra en juego otro factor como es la “afinidad personal”. En su opinión, cuando se cierra un pacto a tres bandas, “o todos se mantienen muy unidos y cohesionados o será difícil” mantenerlo, aunque en este caso “parece que todos los grupos tienen un fin, que es no dejar gobernar a Ilusiona”, con el exsocialista Paco Bella a la cabeza.

En todo caso, el acuerdo a tres alcanzado –en función de las relaciones personales por encima de las ideas programáticas– necesitará, a su juicio, “mucho diálogo, mucha concordia, llevarse muy bien y que cada uno no busque su corralito”.

Punta Umbría

En cuanto a lo ocurrido en Punta Umbría, donde la socialista Aurora Águedo mantiene la alcaldía cuatro años más tras la negativa de las dos ediles del PP –María Sacramento y Amelia Gallardo– a respaldar a José Carlos Hernández Cansino (UPU) como candidato a la alcaldía pese a las consignas del partido, el presidente de los populares recordó que “se marcaron una directrices desde el Partido Popular que las concejalas no vieron oportunas para los intereses de la localidad y han presentado su baja como militantes del partido”.

Esas directrices, según apuntó, consistían en que lo mejor para Punta Umbría era que no gobernara el PSOE, sino el PP con el apoyo de otras formaciones. No obstante, más allá de estas directrices, sostuvo que no había acuerdo alguno y negó que desde la dirección provincial se pautara una negociación con Hernández Cansino ni con otras formaciones.

“Desde la dirección provincial no se ha negociado con nadie porque respetamos profundamente a nuestros candidatos en cada uno de nuestros municipios y somos conscientes de que quienes tienen que liderar las negociaciones en los ayuntamientos son los líderes o candidatos en esos municipios. Nosotros damos pautas y ponemos nuestras manos a su disposición, pero desde el partido no había directrices para que absolutamente nadie negociara un pacto de gobierno”, manifestó.

Así, preguntado sobre si el popular Carmelo Romero mantuvo o no negociaciones con Hernández Cansino, afirmó que “no he dicho que nadie haya hablado, sino que no había directrices desde el PP de que nadie hablara con nadie, ni con José Carlos Hernández Cansino, ni con la candidata del PSOE ni con IU. Es decir, desde la dirección no se dio instrucciones a nadie para que negociara”.

En cuanto a la decisión de Sacramento de presentar su baja y de irse al grupo no adscrito, al igual que la otra concejala popular, González se limitó a señalar que siente “aprecio” por ella y que han sido muchos los años de trabajo a su lado, si bien rehusó hacer cualquier valoración sobre la petición de baja.

También Caraballo se refirió ayer a lo ocurrido en la localidad costera. Al socialista no le ha extrañado en absoluto lo sucedido, ya que en este caso impera un “componente personal” que, según valoró, “lo distorsiona todo”. Y es que “la política al final son relaciones personales y nos guste o nos guste, hay una serie de personas en esta provincia incapaces de hacer amigos y eso, nos guste o no, al final pasa factura”.

Cortegana

También la situación de Cortegana fue ayer objeto de análisis, toda vez que su Ayuntamiento no pudo constituirse el pasado sábado. El líder de los populares recordó que su partido ha presentado un recurso contencioso electoral ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por entender que “hay votos nulos que creemos que no son tales y que deberían ser válidos para nuestra formación”.

Además, apuntó que queda por constatar que hay votos por correo que no llegaron a su mesa electoral y que, por lo tanto, “no fueron contabilizados”. Estas papeletas, según aseguró, no llegaron a la urna y no podrían abrirse aunque se encontraran porque se violaría el secreto electoral.

Por lo tanto, entiende que se abre la opción de que se vuelvan a repetir unas elecciones municipales, bien en la mesa afectada en Cortegana o bien en todo el municipio serrano.

Una vez más, indicó que “el futuro gobierno del PP”, que fue la formación que ganó las elecciones en el municipio, está pendiente “de un solo voto para lograr la mayoría absoluta”. Por ello, confió en que el TSJA les dé la razón y que el próximo 5 de julio pueda ser investido alcalde José Enrique Borrallo, otro de los regidores populares que, a su juicio, ha sacado al municipio de la “ruina a la que le llevaron los anteriores gobiernos del PSOE”.

Para Ignacio Caraballo, estos temas competen a la Junta Electoral, de modo que si finalmente hay que ir a otras elecciones, se acatará la decisión. Según destacó, en cuanto a la primera reclamación de los populares, “hay cuatro o cinco votos en liza, que iban con papeletas de las europeas”, pero la Junta Electoral Provincial y la de Zona “le han quitado la razón al PP”.

Este hecho, en todo caso, no influye en el reparto de diputados, si bien sí retrasará la constitución de la Diputación “hasta primeros de julio”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios