Huelva

Crimen de El Torrejón: La camiseta del principal imputado está manchada de sangre de Ángel

  • Tres de los investigados por el homicidio comparecen de nuevo en sede judicial para responder por el hallazgo de vestigios de ADN en armas y ropa

Familiares de Ángel Fernández en la Alameda Sundheim de Huelva en octubre de 2020. Familiares de Ángel Fernández en la Alameda Sundheim de Huelva en octubre de 2020.

Familiares de Ángel Fernández en la Alameda Sundheim de Huelva en octubre de 2020. / Alberto Domínguez (Huelva)

El informe sobre el ADN de la Policía Científica ha arrojado más luz si cabe sobre el crimen de El Torrejón, un ataque grupal brutal que acabó el pasado 16 de septiembre con la vida del tío abuelo de Mari Luz Cortés, Ángel Fernández. Hay vestigios de sangre de la víctima en numerosos objetos que se usaron para agredirle y en la ropa de algunos de los presuntos implicados.

Con estos mimbres, la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Huelva llamó ayer a declarar a cuatro de los principales investigados, si bien uno de ellos no compareció "porque tenía que firmar un contrato de trabajo", por lo que se aplazó su declaración, tal y como indicó en primicia a Huelva Información la acusación particular.

En la jornada de ayer prestó declaración ante la autoridad judicial el principal investigado, C.N.O., vecino de abajo de Ángel Fernández en el número 23 de la calle Clavel de Huelva y con el que se había enfrentado por "una gotera en el bajante".

El informe del material genético, que los abogados de la víctima califican de "demoledor", apunta a la existencia de hasta ocho vestigios de sangre de Ángel en la camiseta de este investigado. "Estaba plagada de sangre de la víctima", señalan los letrados.

C.N.O. solo respondió ayer a las preguntas de su defensa. Este hombre, que estuvo mes y medio en prisión provisional y que quedó en libertad bajo fianza de 5.000 euros el pasado noviembre, había indicado en su primera declaración "que no se había acercado a la víctima para nada, que la sangre que podía tener era de su hermano P.N.O.", quien sufrió un corte en el brazo el día de autos.

Sin embargo, la acusación ve clara su implicación: "Vestigios de P.N.O. solo había uno, mientras que de Ángel había ocho en su camiseta", remarca. La defensa, por su parte, ha planteado la posibilidad de la existencia de una transmisión del ADN por transferencia indirecta, arguyendo que C.N.O. había tocado a su hermano.

La acusación particular reclama la prisión provisional, pero la Fiscalía se ha opuesto porque no ve riesgo de fuga

Otra de las comparecencias de ayer fue la de el padre de estos dos imputados, P.N.M., quien ratificó su declaración precedente. En ella básicamente esgrimía que nada tuvo que ver con el suceso, que es un "hombre enfermo, que no estuvo allí y no vio nada", circunstancia que "usan como coartada algunas de sus hijas", también relacionadas con el crimen de El Torrejón.

El tercero fue un primo y sobrino de estos, E.M.S., en libertad provisional por homicidio doloso. Este "fue apuñalado de cierta gravedad y estuvo ingresado", señala la acusación particular, que detalla que hay un cuchillo que tiene sangre de él y de Ángel. "Lo que alega la defensa es que Eduardo es una víctima del fallecido".

No obstante, su posible relación con otro arma que fue encontrada en un aparcamiento cercano al parque donde Fernández fue asesinado es reseñable. "Hay un testigo que lo vio bajar a la calle con una navaja marrón y beige, que parecía un cuerno de venado; esta aparece en el atestado y había sangre de Ángel tanto en el mango como en la hoja", añaden los letrados del asesinado.

P.N.O. fue el único que no declaró ayer tras el aplazamiento por la circunstancia laboral ya referida, algo que ha indignado a la acusación particular y a la familia de Ángel. De él la Policía Científica ha localizado restos biológicos "en un bate de béisbol que se encontró muy cerca del cuerpo".

Después de la comparecencia, los letrados de los Fernández solicitaron la prisión provisional para C.N.O. y E.M.S., pero se toparon con la oposición del fiscal, quien argumentó que "hay indicios, pero que al no existir riesgo de fuga, porque siempre que se les ha llamado han comparecido, no se justifica la prisión provisional".

Los abogados de la víctima entienden que "el hecho de que se enfrenten, ya con muchas posibilidades, a una condena tan elevada como es la de asesinato, ya de por sí fundamenta el riesgo de fuga". A falta del auto de su señoría, todo apunta a que los investigados seguirán en libertad con cargos.

En la jornada de hoy será uno de los hermanos de Ángel, Antonio Fernández, quien recalará en la sede judicial onubense con su pareja para contar a la jueza del caso "que unos 20 minutos antes de que mataran a mi hermano, C.N.O. me llamó para decirme que iba a matarlo; es decir, que fue un crimen premeditado y no solo un linchamiento de más de 20 personas", indicó él mismo ayer a este periódico. Asimismo, la acusación ha solicitado un informe a la compañía telefónica para acreditar que dicha llamada se produjo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios