Huelva

Cepsa es responsable del 5% de las emisiones de Huelva y todo su entorno

  • La empresa energética invierte más de 46,6 millones de euros en políticas medioambientales durante el pasado ejercicio

Se trata de uno de los momentos claves, de los “hitos” anuales para Cepsa. La presentación de la Memoria Medioambiental, más incluso que los datos de producción, confiere a la comparecencia anual el sesgo de cierre del ejercicio, de repaso de cuentas. Así lo entendió nuevamente el director de la Refinería, José Antonio Agüera quien volvió a recordar que la apuesta por el medio ambiente, por la producción sostenible, por la aplicación de las Mejores Técnicas Posibles, por entender que la afectación de la industria al territorio, aunque existe, debe ser la menor posible.

A tenor del aluvión de datos que se presentaron ayer, cabe indicar que el balance anual de Cepsa en Huelva, no cabe sino calificarlo como excelente, con un notable margen de mejora. Éste viene determinada por la influencia de la parada técnica que durante casi dos meses tuvo parada la producción en la Refinería y afectó a todos sus parámetros, incluidos aquellos que permiten armonizar todos sus procesos para conseguir los mejores objetivos posibles.

Uno de los datos más sobresalientes llegó de la mano de las redes de medición que la Junta de Andalucía tiene en todo el territorio para medir la incidencia de la contaminación en el entorno de las dos plantas que Cepsa tiene en la provincia de Huelva. Así, en sus tres parámetros analizados, la energética sale más que bien parada. En lo que se refiere a los dióxidos de azufre, los valores totales se quedan en un 15% y 16% frente al límite máximo; de ellos, Cepsa es responsable del 2% de la contaminación de Huelva y del 5% en su entorno. Los otros dos elementos analizados, es decir los óxidos de Nitrógeno y las partículas, los porcentajes responsabilidad de Cepsa oscilan entre el 0,3% y el 0,05% en éste último apartado.

José Antonio Agüera junto con Jesús Ivars y los técnicos medioambientales de la Refinería y la Química. José Antonio Agüera junto con Jesús Ivars y los técnicos medioambientales de la Refinería y la Química.

José Antonio Agüera junto con Jesús Ivars y los técnicos medioambientales de la Refinería y la Química. / Josué Correa (Huelva)

Eso es lo que aporta su actividad a la polución en la provincia, algo que fue calificado por Agüera como “tranquilizador” y al mismo tiempo reconocía que “cada vez es más complicado bajarlos, ya que la tecnología tiene sus límites y los estamos utilizando todos y al mismo tiempo, los sistemas de medición tampoco llegan a la capacidad que esa reducción exige, ya que estamos hablando de partículas por millón”.

Todo esto tiene un coste y es que Cepsa se dejó el año pasado más de 46,6 millones de euros, tanto en inversiones como en gastos derivados de la aplicación de las Mejores Técnicas Disponibles, una exigencia en el sector industrial que precisa poner en funcionamiento los más altos niveles de exigencia en los procesos productivos y en el control de los mismos. Si se tiene en cuenta el periodo que va desde 1997 hasta el año pasado, la cantidad que Cepsa ha destinado a políticas medioambientales, llega a los 821 millones de euros (648,1 de la Refinería y 172,9 en la Planta Química). El destino de esa cantidad se centra en procesos que persiguen la eficacia energética, la reducción de emisiones atmosféricas y el tratamiento de efluentes líquidos.

La presentación de la Memoria Medioambiental de Cepsa en la sede de la FOE. La presentación de la Memoria Medioambiental de Cepsa en la sede de la FOE.

La presentación de la Memoria Medioambiental de Cepsa en la sede de la FOE. / Josué Correa (Huelva)

El resumen, al menos en cuanto a los resultados autoimpuestos por la propia empresa, hablan de unos ratios de un 92,2% en el caso de la Refinería y un 99,1% de la Química. Sobre la primera de ellas, los porcentajes en cuento al cumplimiento de los límites establecidos, arrojan unos resultados de un 10% del nivel de SO2, un 5% en el caso de las partículas y un 23% en los óxidos de nitrógeno, en línea con lo registrado en los pasados ejercicios.

Las emisiones en la Refinería, se han reducido desde el año 2000, un 89% y si se tiene en cuenta al año 1995, cuando se establecen los límites recogidos en el Protocolo de Kioto, en aquel entonces se emitían 3,51 kilos de dióxido de azufre por tonelada de crudo, mientras que el año pasado se cerró con un mínimo histórico de 0,24, es decir, un 93% inferior. Las emisiones de la Química navegan en la misma línea, ya que su único foco de combustión con Nitrógeno, se queda en un límite de 92 miligramos, mientras que el límite establecido es 110.

Asistentes a la presentación de los resultados de Cepsa. Asistentes a la presentación de los resultados de Cepsa.

Asistentes a la presentación de los resultados de Cepsa. / Josué Correa (Huelva)

Donde los resultados no son tan destacables es en el apartado de los derechos de emisión de CO2, el principal causante del efecto invernadero. En este caso, el balance del año pasado, recogía un déficit de 675.472 toneladas, que deben ser compradas en el mercado, según los mecanismos establecidos por la UniónEuropea. La Refinería presenta un déficit de 338.631 toneladas sobre los derechos asignados y las emisiones reales, mientras que la Planta Química registra un superávit de más de 100.000.Donde se produce el desequilibrio es en la planta de cogeneración de energía eléctrica, que no tienen esos derechos de emisión y que todo lo consumido debe ser satisfecho por el mercado.

Donde sí se han conseguido significativos resultados es en la evolución de emisiones de la Refinería, para lo que se ha utilizado la capacidad de refino en unidades que tienen en cuenta la complejidad de los sistemas empleados en el mismo. En este apartado, el nivel de 1.102 es el más bajo de toda su historia, lo que viene a significar que en cada litro de combustible que se puede obtener en las estaciones de servicio de Cepsa, se emplea menos de la mitad de dióxido de Carbono que lo que se utilizaba a comienzos de siglo, lo que sitúa a la planta entre las más eficientes en todo el continente europeo y con niveles difícilmente igualables en todo el mundo. Es esta “responsabilidad en la compra” uno de los argumentos esgrimidos por Agüera para pedir que se “valore en su justa medida el esfuerzo que la empresa lleva a cabo para mantener la producción en unos niveles de sotenibilidad destacables”. En este sentido, también anunció la puesta en funcionamiento de un “plan estratégico de eliminación del CO2 que deberá conseguir afianzarnos en la producción de un combustible no eficiente”.

La subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo y el delegado de Desarrollo Sostenible, Álvaro Burgos. La subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo y el delegado de Desarrollo Sostenible, Álvaro Burgos.

La subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo y el delegado de Desarrollo Sostenible, Álvaro Burgos. / Josué Correa (Huelva)

En cuanto a los efluentes líquidos, otro de los caballos de batalla que configuran la estrategia de conservación medioambiental de la empresa, se han reducido en un 75,8% desde 1995 en la Refinería y en una cantidad que llega al 92,8% en la Química”.

Cepsa generó el año pasado un total de 24.653 toneladas de residuos, de los que la inmensa mayoría (17.144) son inertes. El tratamiento de los mismos supone una reutilización o reciclaje del 61,4%, una tendencia que se consolida y donde sí tienen resultados inmediatos las Mejores Técnicas Disponibles, empleadas desde hace años por la empresa. El resumen al que llegan todos estos parámetros, sitúa a la Refinería en un nivel de 83,7, muy cerca de entrar entre las 10 mejores de todo el continente europeo y notablemente superior al conseguido en otros lugares geográficos desde los que se exporta el petróleo.Según Agüera, “el objetivo de cara al año que viene, o como muy tarde al siguiente, es conseguir bajarlo por debajo de los 80”. La planta Química consiguió un nivel de 1.009 kilovatios hora por tonelada de producto, un nivel nunca logrado hasta ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios