Huelva

Acaip denuncia que Interior niega pruebas de covid a los funcionarios de prisiones en Huelva

  • El sindicado asegura que "se está creando el caldo de cultivo perfecto para una catástrofe"

Entrada del Centro Penitenciario de Huelva. Entrada del Centro Penitenciario de Huelva.

Entrada del Centro Penitenciario de Huelva. / Josué Correa

El sindicato Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) denuncia que "a pesar que llevamos más de nueve meses de esta dura pandemia, los funcionarios de prisiones de la provincia de Huelva, a pesar de ser personal esencial y también clave que el covid 19 no pase los muros de la prisión, seguimos esperando que la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias y por extensión todas las instituciones implicadas en la salud pública, proteja a los trabajadores mediante unas pruebas acordes a la importancia de nuestro trabajo".

"Nos encontramos con un protocolo de protección de los trabajadores claramente insuficiente, trabajadores que somos el principal sector de riesgo para el contagio para la población reclusa. Y, por tanto, es un protocolo no adaptado a las peculiaridades de hacinamiento e historial clínico de las personas recluidas en los centros penitenciarios. No se están realizando pruebas preventivas a toda la plantilla para evitar la expansión del virus dentro del centro penitenciario", señala el comunicado.

"Por si fuera poco, ni tan siquiera se está aplicando este deficiente protocolo. No se están realizando pruebas a los trabajadores tras el confinamiento domiciliario por dar positivo o ser declarado contacto estrecho, como aconseja el protocolo, no teniendo estos otra opción que incorporarse a trabajar y pagar de su bolsillo las pruebas para no poner peligro al resto de los trabajadores, nuestras familias y población reclusa", añade la nota.

El pasado 9 de octubre el sindicato ACAIP ya presentó una queja a la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias en este sentido y "seguimos sin encontrar respuesta".

Según Acaip, "esta ausencia de pruebas, en el caso que se produjera un importante brote, puede generar además un grave problema de seguridad en el centro penitenciario, puesto que a los trabajadores que son designados como contacto estrecho de un positivo, no se les realizan pruebas de detección y, por tanto, no están disponibles antes de la finalización del confinamiento domiciliario designado por las autoridades sanitarias".

"Todas las circunstancias que estamos contando, unido al inicio incomprensible y negligente de unas obras en el centro penitenciario, hacen que se esté creando el caldo de cultivo perfecto para una catástrofe de consecuencias impredecibles", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios