Huelva, tu destino

Huelva se viste de Hispanidad

El Muelle de la Rio Tinto se viste con los colores de España

El Muelle de la Rio Tinto se viste con los colores de España / Alberto Domínguez

Así lucía anoche el Muelle de la Rio Tinto en el marco del Día de la Hispanidad. Luces con los colores de España decoraban un rincón único en la capital bajo la mirada atenta de decenas de visitantes.

El Muelle de la Compañía Rio Tinto es uno de los hitos patrimoniales de la ciudad de Huelva. Desde su construcción en 1874 hasta su cierre en 1975, con sus cien años de historia, es una obra maestra de la ingeniería del último cuarto del siglo XIX. El Muelle descargadero de minerales, propiedad de la Compañía de Minas de Riotinto, fue rehabilitado en 2007 para el uso y disfrute de los ciudadanos. Está declarado Bien Interés Cultural.

Muelle de la Compañía Rio Tinto Muelle de la Compañía Rio Tinto

Muelle de la Compañía Rio Tinto / Alberto Domínguez

El atardecer en la ría de Huelva

Con un emplazamiento envidiable, el Muelle de la Compañía Rio Tinto asomado al Paraje Natural de sus Marismas, nos permite adentrarnos en plena desembocadura del Río Odiel en un agradable paseo; al caer la tarde, la brisa del mar y el atardecer en la Ría de Huelva, nos ofrece una paleta de colores malvas, lilas y dorados inigualables.

¿Para qué se construyó?

Se concibe para dar salida al mineral extraído en las minas del norte de la provincia de Huelva adquiridas por compañías extranjeras a mediados del siglo XIX. Suponía la finalización del complejo sistema ideado por los ingleses para transportar el mineral desde las minas hasta Huelva, a través del ferrocarril y culminando en el muelle que permitía la carga y descarga del material minero en los barcos atracados.

¿Cómo funcionaba?

Se trataba de un "muelle de carga por gravedad". El sistema por gravedad consiste en disponer diferentes vías de entrada y salida de vagones, de forma que las de entrada sean ascendentes hasta un cénit desde el que descienden hasta el final del embarcadero. Finalmente, con un cambio agujas, los vagones vuelven por vías laterales que descienden. Por tanto, la descarga se hacía sin ningún sistema mecánico ya que los vagones se impulsaban por la gravedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios