Huelva, tu destino

La Merced, catedral de Huelva desde 1954

La Merced, catedral de Huelva desde 1954

La Merced, catedral de Huelva desde 1954 / Rafa del Barrio

¿Sabías que La Merced no siempre fue la catedral de Huelva? De hecho, no fue considerada como tal hasta 1954. La historia de la Iglesia como Catedral comienza en ese año, cuando segregada de la Archidiócesis de Sevilla, se crea la diócesis onubense y se elige como nueva Catedral a la Iglesia de la Merced.

La actual catedral de Huelva es un edificio comenzado en 1605 y fruto de una serie de actuaciones arquitectónicas que iniciadas en estilo Renacentista desembocaron en estilo Barroco actual, con ciertos componentes coloniales y conventuales.

Sus orígenes parten de una capilla que formaba parte del convento mandado a levantar por el señor de Huelva don Alonso Pérez de Guzmán, VII duque de Medina-Sidonia, para ser ocupado por los monjes Mercedarios Descalzos.

No existe un autor nominado a quien se le atribuya su construcción, siendo varios los nombres que se relacionan con su fábrica: Alonso de Valdeviras, maestro mayor del Condado, fray Juan de Santamaría o el maestro mayor Martín Rodríguez de Castro. Su periodo de ejecución varía según las fuentes pero la estimación del periodo está alrededor de 1615.

Interior de la Catedral de La Merced Interior de la Catedral de La Merced

Interior de la Catedral de La Merced / H.I

Una joya en su interior

El interior de la Catedral de la Merced no corresponde al proyecto del siglo XVII renacentista debido a las numerosas reformas que se hicieron en él. La Iglesia actualmente es de planta de salón, de corte basilical, de tres naves separadas por arco de medio punto y crucero central.

La nave central se cubre con bóveda de cañón fragmentada en cinco tramos por los llamados arcos fajones, siendo también los formeros de medio punto y sobre ellos, hay una tribuna corrida con balcones que dan a la nave principal con trabajo de forja. El sistema sustentante es a base de cuatro pilares que soportan la cúpula del crucero son de sección cruciforme con pilastras completadas con capiteles corintios.

Las naves laterales se cubren con bóvedas de arista y en sus laterales llevan retablos donde nombres como Martínez Montañés o Herrera El viejo se hacen presentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios