Fútbol | División de Honor

Filomena fue el Cartaya

  • El equipo de Amate se desató en la segunda parte y se tragó a un rival directo

Los jugadores del Cartaya celebran un tanto en la presente campaña. Los jugadores del Cartaya celebran un tanto en la presente campaña.

Los jugadores del Cartaya celebran un tanto en la presente campaña. / Josué Correa (Cartaya)

La ola de frío que está azotando a España de cabo a rabo también llegó a Cartaya, al partidazo de la jornada, en el que median altura el primero y el segundo clasificado. En la primera parte porque después de dos escarceos que trajeron los goles, el choque se congeló. Y en la segunda porque el Cartaya, tras pasar por vestuarios y hacer Amate algunos ajustes y un cambio, el equipo rojinegro se desató en tormenta, en Filomena, para asestar dos golpes al rival que resultaron definitivos.

Era la cita en los inicios de este año. El Cartaya, primero, el Montilla, segundo, con el aval para el conjunto de Amate de haber ganado en la primera vuelta en territorio cordobés, luego el choque era vital, en caso de ganar, para distanciar a un enemigo directo. Así, el Cartaya, a los cinco minutos, tirando de laboratorio, se adelantó por medio de Japón, que ya lleva ocho goles. A ese momento, el Cartaya, a pesar de las importantes bajas, se sintió poderoso y altivo. Pero pronto le bajó los humos el Montilla, concretamente el minuto doce, cuando Francis Ruiz se pasó de frenada, cometió penalti y lo transformó Jorge.

Fue una parada en seco. Por una parte, porque el Cartaya carecía de violinistas que tocaran música fina. A saber. Lolo, Pereira, José Díaz y Novoa. Así, el conjunto visitante, con poderío físico y altura, se sintió cómodo en su función principal de apretar arriba y no complicar atrás, empujando una y otra vez. Ante esa tesitura, el conjunto de Amate se mostró incómodo e inseguro. No le carburaba el centro del campo ni la banda izquierda, sobre todo porque Lagos no es lateral y Arias no es extremo y además está fuera de tono. Todo estaba al revés por ese costado y el Cartaya lo acusó.

El comienzo de la segunda parte fue distinto. La tormenta hizo acto de presencia, auspiciada por Pereira que en el primer balón que tocó ya empinó orejas a sus amigos y a los rivales. A los dos minutos de la reanudación se inventó un pase de exterior para Japón cuyo remate se quedaba en la línea, y fue cuando apareció Asuero para entrar como un cohete para marcar el segundo. Dos minutos más tarde, en plena vorágine con el conjunto de Amate sonriendo, Josué agarró un chutazo cruzado dentro del área para marcar el tercero. Como ven, el inicio de la segunda mitad fue como ver al demonio en el vestuario y salir al campo con la convicción de cambiarlo todo para no verlo otra vez al final del partido. Amate tuvo que estar concluyente en la caseta. Aparte de la charla, rectificó el dibujo con la entrada de Pereira y luego fue rectificándolo aún más poniendo a los jugadores más en la naturalidad que al inicio del partido. Y es que todo suma o, todo resta.

El caso es que el Cartaya, a pesar de las bajas sigue con paso firme en la Liga. Se quita de momento de encima a un rival directo al que le gana la mano en los dos enfrentamientos. Debutaron Kike y Arias, el primero estuvo en el tono, aunque tiene que mejorar mucho y el segundo desaparecido y desubicado. Ambos tienen trabajo. Si consiguen ponerse en el camino, serán dos refuerzos de lujo. Por lo demás, la vida sigue igual para un equipo que está en la altura máxima y que ya todo el mundo lo mira de reojo porque va definiendo favoritismo conforme se van consumiendo jornadas de liga. Pero ojo con mecerse en exceso, que luego entra el sueño y los rivales te adelantan por la derecha.

Ficha técnica:

Cartaya: Pedro, Manuel, Lagos, Franci Ruiz, Kike, Mario, Asuero, Josué (Juan López), Arias (Adrián), Marcos (Pereira) y Japón (Mamadou).

Montilla: Luija, Pedro, Robles (Maleno), Nacho (Pedraza), Santi (Soto), Alfonso, Jorge, Javi (Juan), Alex (Carraña), Adrián y Ángel (Rafa).

Goles: 1-0 (5') Japón; 1-1 (12') Jorge (p); 2-1 (47') Asuero; 3-1 (49') Josué.

Árbitro: Moreno Lapeira, de Sevilla. Bien. Amonestó por lo locales a Pedro, Lagos, Franci Ruiz, Asuero y Pereira. Por los visitantes a Alfonso, Jorge y Ángel y expulsó con roja directa al jugador del Montilla Pedro, en el 90 de partido.

Incidencias: Unas 300 personas. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de la madre del presidente del Cartaya, Manolo Benítez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios