Arqueología La exposición se podrá ver hasta el próximo 24 de abril

Los fenicios de Gadir y Onuba

  • Un recorrido en la expansión por las aguas de un océano inabarcable, misterioso y legendario para los osados comerciantes marineros · Se exponen 200 piezas custodiadas en los museos de Cádiz y Huelva

Comentarios 1

Cádiz y Huelva vuelven a estar unidas por el Atlántico, dos puertos fenicios que se dan la mano en una exposición abierta en el Museo Provincial onubense y que se podrá visitar hasta el 24 de abril. Las relaciones sociales y comerciales de los pueblos fenicios con los bañados por el océano Atlántic es el hilo conductor de la exposición. A través de los hallazgos producidos en Cádiz y Huelva, dos importantísimos asentamientos andaluces que han proporcionado multitud de objetos clave, se ilustra la expansión fenicia por las aguas de un océano inabarcable, misterioso y legendario para aquellos osados comerciantes-marineros del primer milenio de antes de nuestra Era.

La exposición que se inaugura en Huelva, y que estuvo abierta el pasado año en Cádiz, es una consecuencia más del interés que el mundo fenicio despierta, que desde la gran exposición organiza en el Palacio Grassi de Venecia en 1998 ha tenido continuidad en otros encuentros científicos internacionales. Para que se pudiese ver una exposición monográfica sobre los fenicios en España se tuvo que esperar hasta el año 2000, cuando se inaugura Argantonio, rey de Tartessos, que pasó por Sevilla, Madrid y Valencia, donde sí se pudieron ver piezas de los museos de Huelva y Cádiz, aunque no llegaron a estas dos ciudades. Será el pasado año cuando a iniciativa de Cajasol se lleva acabo la exposición con los museos de ambas provincias, con una exposición dedicada a los fenicios de manera monográfica, retomando aquella exposición. Con esta se crea además una continuidad con la reciente muestra del Museo Arqueológico de Sevilla El Carambolo, 50 añosde un tesoro, en el sentido de potenciar lo que supone la Protohistoria para el Patrimonio de nuestra Comunidad Autónoma, unos orígenes que enlazan con el mito fundacional de Tartessos.

El título elegido por ambos museos sintetiza el contenido global de la exposición y a la vez suena como algo muy conocido, la cultura fenicia, pero también sugiere novedades, lo que se espera provoque expectación y anime a ser visitada. Esa novedad radica en el contexto atlántico a que hace referencia. El hecho de que la antigua Fenicia se ubique en el Mediterráneo y en esta misma zona geográfica se encuentre Cerdeña, Cartago, Ibiza y otros puntos de primera importancia ha motivado que las exposición se hayan ceñido principalmente a los fenicios y su presencia en el Mare Nostrum.

De esta forma se pretende profundizar en los contactos de los fenicios con los pueblos atlánticos, mucho menos estudiados que los del litoral mediterráneo a pesar de su relevancia en la expansión fenicia y de tratarse de dos importantísimos asentamientos que han proporcionado multitud de objetos claves de la cultura fenicia.

La exposición se ha dividido en cinco ámbitos: La aventura fenicia, El pueblo de la púrpura, Ciudades, puertos y aldeas, Bajo la protección de los dioses y El último viaje. Ámbitos se han subdividido a su vez en otros más específicos. Esta estructura de los conceptos permite distribuir los objetos expuestos en conjuntos, para una más fácil comprensión para los que visiten la muestra. Los diversos espacios en que se divide la exposición sirven al visitante para saber qué se encuentra en cada uno, tener un conocimiento de conjunto y seleccionar luego el que más le interese.

En esta exposición se exponen piezas ya conocidas e imprescindibles en una muestra dedicada a este tema, pero también se ha querido destacar objetos que han salido a la luz recientemente, procedentes de excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Cádiz y Huelva, además de piezas que, aunque conocidas desde hace tiempo, nunca se habían exhibido públicamente. Así se pueden ver hallazgos sobre los que se ha escrito y hablado mucho, pero también muchos elementos que todavía no han sido bien definidos por su novedad. Sobre esto, los diversos autores han tenido que hacer un esfuerzo preliminar de interpretación, que posiblemente haya que ir matizando conforme otros investigadores vayan aportando sus opiniones. Así, por ejemplo, se pueden ver los ajuares de las tumbas halladas en Los Chinchorros y la calle Mirador de Cádiz, además de parte de los nuevos hallazgos de las calles Méndez Núñez y Concepción de Huelva, entre otras, a los que se añaden los excepcionales materiales de la necrópolis fenicia de Hoya de los Rastros, en Ayamonte. Igualmente no faltan piezas que, si bien, so conocidas de antiguo, prácticamente no se habían mostrado al público, como el altar aparecido posiblemente en Niebla. Todo ello con otros hallazgos importantes y claves en el conocimiento del mundo fenicio como los de la necrópolis de La Joya. Junto a este excelente conjunto de joyas procedentes de ajuares de tumbas excavadas en las dos provincias, destacan otras piezas como son un prótomo de terracota egiptizante, que sirve de imagen a la exposición; un capitel protoeólico, y un thymiaterion o incensario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios