El Rey abdica

20 Reyes en 500 años

  • La Monarquía ha sido el sistema predominante en España; su historia es la historia de sus monarcasEl presidente del Gobierno la considera una prueba de la solidez de las instituciones del Estado.

Comentarios 1

España ha tenido una veintena de monarcas en 490 de sus 500 años de historia, la que transcurre desde que concluyó el reinado de los Reyes Católicos que unificaron con su matrimonio Castilla y Aragón. Entre todos esos reyes y reinas sólo uno, Juan Carlos I, lo ha sido en democracia.

La historia de España empieza con una reina que no reinó, Juana I. Fue reina de Castilla (de 1504 a 1555), de Aragón y Navarra (de 1516 a 1555), pero nunca gobernó en solitario. Primero lo hizo junto a su padre, Fernando de Aragón, y su esposo, Felipe el Hermoso. Tras la muerte del Rey Católico, en 1516, junto a su hijo, Carlos I.

Desde entonces y hasta Felipe VI, que será proclamado Rey mañana, España ha tenido 20 monarcas procedentes de cuatro dinastías distintas -Trastamara, Austria, Saboya, Borbón-, que tuvieron 28 consortes y 101 hijos. Hubo además un rey impuesto y sin dinastía: José I (1808-1813), el hermano de Napoleón.

El número de años de monarquía en la historia española es diez veces superior al de otros regímenes, 498 frente a 50. Son los años que ocuparon el período revolucionario (1868-1870) al que siguió la Restauración de la Monarquía en la figura de Amadeo I de Saboya; las dos repúblicas (la Primera de 1873 a 1874 y la II de 1931 a 1939) y la dictadura de Francisco Franco (1939-1975). La Monarquía ha sido, por tanto, la forma predominante, hasta el punto de que la historia de España es, en parte, la historia de sus reyes.

Los que protagonizaron el brillo de la historia fueron los primeros Austrias (Carlos I y Felipe II), en los que los territorios de España iban desde Filipinas hasta América del Sur, e incluían Portugal y Flandes. Una época que dio lugar a la frase de que en España "no se ponía el sol". España mantuvo su hegemonía con los otros Austrias -Felipe III y Felipe IV-, reinados que dieron paso a la Ilustración, impulsada por Felipe V, Fernando VI, Carlos III y Carlos IV. Son los reyes del esplendor de las letras y del arte en, de la literatura del Siglo de Oro y de pintores como Velázquez y Goya. La muerte, el 1 de enero de 1700, de Carlos II, el último Austria, sumió a España en la Guerra de Sucesión (1701-1713), un conflicto que culminó con el Tratado de Utrecht, que instauró la dinastía Borbón y supuso la pérdida de las posesiones europeas.

Con Felipe V desapareció la Corona de Aragón y se produjo la centralización y unificación administrativa del Estado. Su reinado fue el más largo: 45 años y tres días, y el de su hijo, Luis I, el más efímero, sólo 229 días. Es además, uno de los siete reyes españoles que abdicaron en sus hijos, aunque volvió al trono meses después por la muerte prematura del joven Luis. Los otros ocho reyes que abdicaron son Carlos I (en Felipe II y para retirarse a Yuste), Carlos IV y Fernando VII (Carlos en Fernando, Fernando en su padre y su padre en Napoleón), Isabel II (en Alfonso XII tras la llamada Revolución Gloriosa de 1868), Alfonso XIII (al que siguió la II República) y, ahora, Juan Carlos I.

Todo ello en los siglos en los que España pasa del Antiguo Régimen al Estado liberal y la soberanía de manos del Rey a la nación. Pero es con la llegada de Juan Carlos I cuando España se convierte en un régimen democrático de libertades plenas y un Estado social y de Derecho consagrado en la Constitución de 1978. Los últimos 39 años de esa historia común que es España y, probablemente, los de mayor progreso económico y social. Los únicos de un Rey en democracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios