Semana Santa

Huelva ve al Amor en su nuevo paso

  • Los titulares son despedidos del Sagrado Corazón con música de capilla y saetas Emotivo momento en la Plaza Niña

EL Domingo de Ramos en el Polvorín tiene por nombre Cena. Es la primera de las tres hermanas, asentadas en el Sagrado Corazón, en realizar su estación de penitencia. Y en este Domingo de Ramos todo brilló y resultó como todos los cofrades y onubenses en general esperan.

La personalidad de esta cofradía se hace patente durante todo el año y el día de su salida tampoco puede ser de otra manera.

El templo es un hervidero de devoción y buenos deseos para las horas que están por delante. Antes de que el paso de misterio cruzara el umbral de la iglesia, el alcalde de la capital, Pedro Rodríguez, fue el encargado de realizar una levantá.

Había expectación por ver en la calle el estreno más importante de la cofradía: el paso del Señor del Amor. Bajo las órdenes de Jacinto Hitos, el paso inició su andadura. Aún en el templo, lo hizo bajo los acordes de música de capilla y de saetas.

Las imponentes dimensiones del paso de misterio hace que los costaleros muestren toda su destreza a la salida y en la revirá de la rampa. Todo ello fue seguido por un buen número de personas que, un año más, se dieron cita en Presbítero Pablo Rodríguez.

El paso de palio de Nuestra Señora del Rosario lucía el estreno de la toca del manto. El trabajo ha sido realizado por el bordador Francisco Carreras quien, el sábado, realizó la primera levantá. La titular recibió el cariño de sus devotos a través de sendas petaladas que fueron transportadas, por el palio, como testimonio durante todo el recorrido. Antes de salir del Sagrado Corazón, su capataz, Fernando Melgar, le dedicó una levantá al hermano mayor, Emilio Muñoz, que lleva ya cerca de ocho años ejerciendo esa labor de responsabilidad.

El misterio del Señor del Amor levanta la admiración en la Semana Santa de Huelva. El nuevo paso supone un desafío y un futuro tesoro para al patrimonio cofrade y onubense en general.

La Sagrada Cena tiene además el privilegio de ser la primera hermandad del Polvorín en alcanzar las Hermanas de la Cruz. Estas religiosas, queridas por el pueblo de Huelva, siempre se muestran dispuestas a recibir a los cofrades con sus rezos y sus cantos. Con la alegría y la seriedad propias de La Cena, la cofradía se adentró por el centro a la búsqueda de la carrera oficial adonde llegó a las 19:30.

Una novedad para un paso nuevo fue el cambio en el trazo de la carrera oficial. Las dimensiones del misterio supusieron un ejercicio de destreza y un punto más de atracción. Se trata de la revirá que realizó desde la calle Concepción a Espronceda en su camino hacia la Plaza de las Monjas.

Pero para La Cena, la procesión se vive intensamente hasta los últimos metros. Su llegada al barrio siempre es motivo de congregación de numerosos fieles y vecinos que no se quieren perder el paso de los titulares por la Plaza Virgen del Rosario y la entrada al templo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios