Recreativo| Tertulia Deportiva de Huelva Información Manolo Zambrano lanza un mensaje de unidad en una temporada ilusionante

  • El presidente del Recre rompe su silencio y admite que es "optimista" con lo que puede hacer esta campaña el equipo entrenado por José María Salmerón

Manolo Zambrano posa en el gastrobar Ciquitrake antes de la Tertulia. Manolo Zambrano posa en el gastrobar Ciquitrake antes de la Tertulia.

Manolo Zambrano posa en el gastrobar Ciquitrake antes de la Tertulia. / Alberto Domínguez (Huelva)

Manuel Zambrano rompe su silencio. El presidente del Recreativo de Huelva, que llevaba varios meses sin participar en tertulias radiofónicas ni programas televisivos, repasó ayer la actualidad del club onubense en la Tertulia Deportiva de Huelva Información que se celebró en el Gastrobar Ciquitrake.

Ante todo, quiso lanzar un mensaje de unidad al recreativismo en una temporada está resultando ilusionante para todos los aficionados onubenses, que durante los últimos años han sufrido de lo lindo con el fantasma de la desaparición del club sobrevolando y el indudable riesgo del descenso a Tercera División.“Todo el camino que hemos recorrido nos demuestra que sin unión no hay futuro”, asegura Zambrano. “La unión de todos los onubenses nos permitió evitar el desastre y es lo que nos hará volver a ser grandes. Siempre hay voces discrepantes con lo que se puede hacer pero las críticas hay que tomarlas por el lado positivo porque enriquecen y fortalecen”, agrega.

“Todo el camino que hemos recorrido nos demuestra que sin unión no hay futuro”, asegura Manolo Zambrano

El máximo mandatario del Recre recuerda que “cuando Huelva ha estado unida alrededor del club ha sido cuando han llegado los mayores hitos. Hay que ser muy tonto para poner piedras en el camino”.

Como un onubense más, esta campaña está ilusionado con el equipo entrenado por José María Salmerón, que atraviesa un gran momento de juego y resultados. “Veo al equipo muy en forma, pero lo mejor de todo es que tiene margen de mejora, algo que vamos a ver”, comenta.

Zambrano, con un balón del Recreativo. Zambrano, con un balón del Recreativo.

Zambrano, con un balón del Recreativo. / Alberto Domínguez (Huelva)

La pregunta de si ve al Decano disputando el play off de ascenso le arranca una sonrisa. “Voy a responder como aficionado, como exfutbolista y como presidente. Como aficionado la verdad es que sí. El equipo ha dado un salto cualitativo y cuantitativo y transmite confianza; como exfutbolista también lo creo, viendo la confianza y el ambiente que hay en el vestuario, y como presidente contesto que aún queda mucho camino. Hay que tener en cuenta la dificultad que nos espera y que el fútbol es impredecible. Pese a la excelente racha que lleva el equipo, que es el mejor de España en 2019 en porcentaje de puntos conseguidos tanto de Primera, como de Segunda y Segunda B, aún no estamos siquiera en el play off, lo que demuestra la dificultad de la empresa. Aunque la estabilidad que hay en todos los estamentos del club me invitan a ser optimista. El equipo está mostrando un equilibrio impresionante”.

“Veo al equipo muy en forma pero lo mejor de todo es que tiene margen de mejora”

La explicación a por qué rompe ahora su silencio y antes no quiso entrar al trapo para responder a las críticas es sencilla. “Cuando se va andando hay momentos en los que hay que saber pararse o te tambaleas y con la experiencia adquirida no sólo como presidente sino durante toda mi carrera futbolística he decidido que los tiempos los marco yo. Creo que no me he equivocado. La verdad sólo tiene un camino y como dice el refrán, el tiempo da y quita razones”.

Admite que “lo he pasado mal porque cuando se vierten determinadas opiniones o mentiras por ignorancia o desconocimiento duelen, pero ahí tiene que aparecer el presidente del Recreativo y no Manolo Zambrano como persona. Tengo que velar por los intereses del club”.

Reconoce que “quien más lo ha sufrido es mi familia, especialmente mi mujer. Mucha gente me ha dicho que salga a rebatir determinadas cosas que se han dicho, pero yo siempre he hecho lo que he considerado oportuno por el bien del Recre”.

Llegó a la presidencia del Decano del fútbol español en octubre de 2016, tras la expropiación por parte del Ayuntamiento de las mayoría de las acciones del club que poseía Pablo Comas a través de la empresa Gildoy España, cuya gestión había llevado a la entidad muy cerca de la sepultura. En principio era para tres meses y ya casi lleva dos años y medio en el cargo. “El Recre de hoy es mucho más fuerte que el de entonces –destaca–. El club está más fortalecido que antes y el camino tiene visos de que va a mejor indiscutiblemente. Cuando desembarcamos era un solar en ruinas y ni siquiera era tuyo. Cuando Pablo Comas se va se genera una situación de abandono total y esto sigue en pie porque los que estaban ahí, gracias a su recreativismo, mantuvieron al club con vida estando al pie del cañón, algunos por devoción y otros por obligación. Ahora, con la connotación que tiene el Recre para Huelva, como seña de identidad y patrimonio de la ciudad y la provincia, el futuro está más despejado. Ahora el solar está más limpio; la situación ha cambiado muchísimo y las posibilidades de crecimiento son muy grandes”.

Zambrano añade que “hay que reconocer la labor del equipo de gobierno del Ayuntamiento y la valentía del alcalde, Gabriel Cruz. Es un pilar básico para sustentar el futuro del club. Gracias a ellos estamos saliendo de la crítica situación que estaba viviendo el Recreativo; tampoco hay que olvidar a los aficionados que con sus aportaciones económicas permitieron que la entidad siga existiendo, a los trabajadores, al consejo... En definitiva, a toda Huelva”.

Matiza que “seguimos teniendo una situación complicada, pero se están poniendo los hitos para solucionarla. Ahora en el futuro se vislumbra una solución cuando antes lo que se veía era la defunción”.

Una tertulia da para hablar de muchos asuntos, por ejemplo de cómo vivió la etapa en la que su hijo Alejandro militó en la primera plantilla recreativista, lo que generó comentarios de enchufismo. “Ha sido duro, sobre todo para él. Cuando Manolo Zambrano no era presidente, Ale debutó con 20 años en Segunda A y jugó 36 partidos cada temporada en Segunda y cuando he sido presidente es cuando menos ha jugado. Ahí sí que me puedo sentir culpable. La verdad es que se pasa muy mal porque es tu hijo y hay gente que habla más de la cuenta bien por ignorancia o por desconocimiento”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios