Recreativo

Los lobos de Salmerón

  • Tiene enchufados a sus 20 futbolistas hasta el punto de cambiar cada semana sin que el bloque lo note. Diego Jiménez: “La fuerza de la manada es el lobo, y la fuerza del lobo es la manada”

Quiles celebra con los compañeros que calentaban en la banda su gol al UCAM. Quiles celebra con los compañeros que calentaban en la banda su gol al UCAM.

Quiles celebra con los compañeros que calentaban en la banda su gol al UCAM. / Juan Trujillo (Huelva)

“La fuerza de la manada es el lobo, y la fuerza del lobo es la manada”. La frase en boca del capitán albiazul Diego Jiménez cobra toda su dimensión para definir el momento en el que se encuentra el Recreativo. El domingo el Decano cazó al UCAM como una jauría hambrienta que olió la sangre de su rival y se lanzó al cuello sin piedad. Esa mentalidad es la que le hizo no levantar el pie ni con 0-3, ni con 1-4 y seguir siempre hacia adelante. Es la filosofía impuesta en el vestuario recreativista. Salmerón ha logrado elevar el nivel de intensidad de sus futbolista hasta un punto máximo, de fe ciega en el grupo. El lobo es la figura a la que aluden los capitanes para definir a este Recre. También tuvo un guiño Marc Martínez. El cancerbero aludió la mitología escandinava tras el encuentro con el UCAM de Murcia, en un alegato al carácter del grupo. El Recre brinda al grito de Sköl, que servía tanto para alzar las copas como para jalear ante la batalla a los vikingos. Con un “este es el secreto... ¡Equipazo! Vamos mi Decano. Sköl” lanzó a su grupo el guardameta albiazul.

Marc Martínez: “Este es el secreto... ¡Equipazo! Vamos mi Decano. Sköl!

Cuando el Recre caza, lo hace en grupo. Un equipo que hace cinco goles, suma cuatro anotadores diferentes para un total de once futbolistas que ya han visto puerta. Que los titulares estén enchufados no tiene mayor mérito porque es algo natural, que lo hagan los suplentes sí que lo tiene y mucho. “Tengo a 18 titulares disponibles”, reflexionó Salmerón tras el encuentro contra el UCAM de Murcia del pasado domingo. Nunca la expresión ni titulares ni suplentes tuvo más sentido que para definir a este Decano en el que entran o salen jugadores sin que se resienta lo más mínimo su rendimiento. Las alusiones a la fuerza como colectivo son constantes en todos y cada uno de los recreativistas que toma la palabra. Ver entrenar al Decano es la mejor evidencia.

Luego sobre el campo la respuesta es evidente. Ante el UCAM hubo varios cambios notables. Entró de inicio Borja Díaz para firmar un sensacional partido, se quedó en el banquillo Quiles en su lugar y cuando saltó al campo voló para hacer el quinto. Andrade parecía intocable hace apenas un par de semanas y en 20 minutos sobre la Condomina firmó una actuación notable. O el caso más evidente es el del propio capitán Diego Jiménez, que tuvo que ver el partido desde el banquillo.

Cuando el Recre caza lo hace en grupo, con una ambición que parece insaciable

En lo que va de 2019, el técnico ha dado minutos a todos sus futbolistas menos Álex Lázaro, a quien todos sus compañeros ponen como ejemplo a seguir. Salvo los recién llegados como Chico Díaz o Jesús Valentín y el recuperado Marc Caballé, que se perdió la mayor parte de la primera vuelta, todos los menos habituales del Decano están por encima de los 600 minutos. Las rotaciones son una constante para mantener el nivel de exigencia en la plantilla. Hay quince futbolistas con más de quince encuentros disputados hasta la fecha. Todos tienen un papel importante, tanto el que sale de inicio como el que entra ya comenzado el encuentro. Son los lobos de Salmerón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios