Melilla Recreativo | Crónica

Otro final cruel

  • Un gol del Melilla en el último minuto del descuento deja al Recre sin la victoria en el Álvarez Claro

  • El Decano, que se había adelantado en la recta final por medio de Caye Quintana, no se sintió cómodo ante un rival superior

Iago Díaz intenta marcharse en velocidad de Otegui en un momento del encuentro de ayer en Melilla. Iago Díaz intenta marcharse en velocidad de Otegui en un momento del encuentro de ayer en Melilla.

Iago Díaz intenta marcharse en velocidad de Otegui en un momento del encuentro de ayer en Melilla. / UD Melilla (Melilla)

El fútbol, como la vida, es cuestión de perspectivas. Un mismo empate, en un mismo partido puede tener diferentes lecturas. El Recre volvió a ser castigado por el cronómetro. Otro empate en el descontado, como el día del San Fernando. El recreativista, que se veía líder, tuvo imposible reprimir el grito de lamento cuando Moha Traoré hizo el gol del empate del Melilla en el 94.

Así contada la igualada se ve como una derrota. Y es normal porque el nivel de excelencia que ha alcanzado el Recreativo ha convertido los empates en derrotas. 16 partidos sin perder son muchos partidos, por lo que el listón de la exigencia se ha elevado. Nada tuvo que ver el final del partido con su desarrollo.

El Decano no mereció llegar ganando al descuento. No lo hizo porque estuvo sometido durante muchos minutos, fue incapaz de tener el balón, estuvo incómodo y se asomó poco por la portería de Dani Barrio. Si se visualizara el partido quitando las acciones de los dos goles, el empate se podría catalogar como un resultado más que positivo.

El Recre volvió a sumar en el feudo de un líder que celebró su merecido gol del empate como si hubiera ganado la Champions, que diría Marc Martínez, y eso habla mucho y bien del papel que ha terminado alcanzando el Recreativo en esta Liga.

Marc Martínez sale a despejar en un balón aéreo. Marc Martínez sale a despejar en un balón aéreo.

Marc Martínez sale a despejar en un balón aéreo. / UD Melilla (Melilla)

El partido no fue nada del otro jueves, aunque el mejor de los albiazules fue su portero y ese es un buen indicio para saber qué es lo que pasó desde el minuto 1 hasta la desafortunada acción del gol del empate. El choque comenzó con un espejismo porque a los 15 segundos Caye se plantó del área y encontró el espacio para ensayar un disparo que se marchó cerca del poste. Ello hizo esperar otro tipo de partido, pero lo cierto es que fue el Melilla el que controló la situación, con más sensación de peligro que ocasiones.

El cuadro de Carrión respondió con un córner que obligó a Marc Martínez a meter los puños para terminar blocando en segunda instancia. Volvieron a pisar zona de peligro los locales con un pase en largo hacia Óscar García, que se sacó un zurdazo que Marc Martínez desvió a saque de esquina. Más problemas tuvo el meta albiazul para despejar un centro de Ruano desde la banda derecha que se envenenó, complicando al arquero recreativista.

Al Recre no le duraba el esférico, mientras que el Melilla parecía tener un punto más de claridad en los últimos metros. Mediado el primer tiempo Héber Pena intentó marcar desde 35 metros tras robar a Llorente, pero el balón se fue por encima del larguero. De otra pérdida cerca de la frontal del área nació un nuevo disparo de Menudo, que se quedó Marc Martínez.

De ahí al final ni uno ni otro miró con convicción a la portería contraria, si bien Menudo, en el 41, casi sorprende al Recre con un lanzamiento cerrado de falta que se marchó cerca del poste. Resultó normal que los locales contaran con múltiples ocasiones a balón parado tras ver el desigual criterio del colegiado. Poco después piso área el Decano, Iago Díaz ensayó un centro cerrado desde la izquierda que Ródenas remató con buena dirección, pero inocentemente a las manos de Dani Barrio. Fue la última opción de peligro real en el primer acto.

El segundo tiempo trajo un partido mucho más parejo en su origen. El Recre pudo tener un poco más de continuidad con el balón más cerca de la portería local y más lejos de la suya, pero sin generar peligro. El Melilla también encontraba cada vez más dificultades para someter al Decano. Salmerón entendió que el partido necesitaba una vuelta de tuerca más y dio entrada a Quiles y Marc Caballé, aunque ocurrió todo lo contrario. Fueron los norteafricanos los que retomaron las riendas del choque, mientras que el Recre no tenía la capacidad para hilvanar ninguna jugada, todo eran pérdidas. Probaron fortuna los melillenses con un disparo de Ruano tras una incursión por banda derecha que se sacudió Marc Martínez como pudo.

La entrada de Traoré dotó de mayor presencia física a los norteafricanos en campo contrario

El Melilla quiso ganar en potencial ofensivo y lo consiguió con la entrada de Traoré. En el 70 Marc Martínez sacó una mano salvadora que se marchó a córner a un tiro desde la frontal de Ruano. En el saque de esquina Traoré remató en buena posición, pero el balón fue a las manos de lo meta local. El dominio, por entonces, del Melilla era total, pero el Recre sabía que alguna bala le quedaba en la recámara. Avisó el combinado albiazul con una larga jugada ofensiva que terminó con un disparo que se fue rozando el poste y a la siguiente golpeó. Una incursión por banda izquierda, ya con Pablo Andrade, llegó a Quiles, que se sacó un disparo que parecía de gol, pero que Dani Barrio desvió. El balón lo volvió a colgar el brasileño al área y allí apareció la cabeza del pichichi albiazul Caye para obrar el milagro.

Hizo lo más complicado el Decano, al que se le volvió a aparecer el fantasma del encuentro ante el San Fernando. Resistió el Decano hasta el último minuto. Una falta frontal lejana, evitable, la colgó Menudo al corazón del área, donde apareció Moha Traoré para desbancar al Recre del liderato provisional. No dio tiempo ni a sacar de centro. Jarro de agua fría por lo cruel del desenlace, pero hay que valorar positivamente el punto por la entidad del rival y por el transcurso del choque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios