Rafael del Barrio

Marigenta

Marigenta es una aldea ubicada en la Cuenca Minera, perteneciente al municipio de Zalamea. Aunque hay más personas censadas, la población permanente es de unas 20 personas. Una de sus mayores tradiciones son sus fiestas patronales en honor a San Pedro.

Descubre el Castillo de San Marcos en Sanlúcar de Guadiana

Este lugar ofrece unas vistas inigualables de buena parte de las riberas del Guadiana y de los dos pueblos, Sanlúcar y Alcoutim. Una fortaleza construida en cinco fases y de una original fisonomía desde la que divisar dos localidades que desde hace cinco siglos han vivido historias de invasiones, asaltos, luchas de poder, contrabando y el trasiego natural de los puertos florecientes desde los que ambos países enviaban sus mercancías.

Puerto Moral

Puerto Moral fue aldea de Aracena hasta el año 1818, cuando Fernando VII concedió el privilegio de villazgo a la actual localidad, tras un largo y convulso proceso. El hito más importante del siglo XX en Puerto Moral fue la construcción de un embalse en su término municipal, que fue inaugurado en julio de 1972 por el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Fernández de la Mora. La construcción de dicho embalse supuso un aumento demográfico en una época en la que el resto de la comarca vivía un considerable descenso de población.

Jabuguillo

Una aldea de unos 102 habitantes perteneciente a Aracena, cuyo principal motor económico es el corcho y la ganadería, que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Ubicada en el Parque Natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche, se asoma a su valle para proclamarse como uno de los miradores más tranquilos de la Sierra.

Las Cefiñas

Las Cefiñas. Una aldea enclavada en pleno Parque Natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche que cuenta con unas 135 personas censadas, de las cuales 9 son niños en edad escolar. Su principal motor económico es la ganadería artesanal y muy recientemente se ha incorporado el cultivo de arándanos, que abre la puerta a otro mercado laboral. Pasear por sus calles empedradas es dejarse llevar por el sonido de los pájaros y la brisa del viento fresco de la Sierra. Aquí todo es tranquilo.