la rábida

Los silvestristas se unen para mantener una "actividad sostenible"

  • Más de 200 practicantes de esta modalidad se reúnen para defender sus posturas de las denuncias ecologistas

Imagen de la reunión mantenida en La Rábida. Imagen de la reunión mantenida en La Rábida.

Imagen de la reunión mantenida en La Rábida. / jordi landero

Llenar una poza de agua, colocar la red, situar un pájaro enjaulado que hace de reclamo, esperar, tirar de la cuerda y recoger el jilguero, verderón o pardillo atraído por el sistema… La captura de pequeñas aves para adiestrarlas en el canto, o silvestrismo, es una actividad tradicional especialmente arraigada sobre todo en zonas rurales de regiones como Murcia, Comunidad Valenciana, Cataluña o Andalucía que, si nada cambia, tiene los días prácticamente contados. Y es que Bruselas abrió en el año 2016 un expediente a España por lo que entiende como un exceso en la concesión de permisos de captura, amparándose para ello en una directiva europea que prohíbe la muerte o apresamiento de todas las aves que viven en el continente en estado salvaje.

El silvestrismo, que en la provincia de Huelva cuenta con más de 2.200 aficionados repartidos entre un total de 21 sociedades silvestristas, no tiene cabida en las excepciones definidas en el artículo 9 de dicha directiva comunitaria, que solo permite la muerte o captura de dichas aves "para fines de investigación o de enseñanza, de repoblación, de reintroducción, así como para la crianza orientada a dichas acciones". Bruselas, que lleva años recibiendo denuncias de los grupos ecologistas, quiere que la actividad se mantenga usando solo fringílidos criados en cautividad, algo inviable para los aficionados.

En el marco de esta guerra, que mantienen por una parte la UE a través del Gobierno de España, al que ya ha apercibido en varias ocasiones para que reduzca drásticamente la actividad, y por otra los aficionados representados por sus peñas, y éstas a su vez por la Federación Andaluza de Caza (FAC) en el caso de nuestra comunidad Autónoma, el Foro Iberoamericano de la Rábida de Huelva ha acogido esta semana una asamblea abierta a la participación de los aficionados, en la que miembros de la FAC explicaron a los silvestristas onubenses en qué punto concreto se encuentra actualmente el conflicto.

La asamblea contó con la participación de más de 200 silvestristas de todos los puntos de la provincia. Una cifra "importante y que pone de manifiesto la preocupación del colectivo por el asunto", según ha señalado a Huelva Información Antonio Zapata, portavoz de las 21 sociedades silvestristas onubenses.

Zapata precisó que la reunión giró en torno a los distintos informes independientes que, elaborados por las universidades de Murcia y Málaga, y por el Instituto Catalán Ornitológico (ICO), "demuestran que la cría en cautividad es totalmente inviable para mantener la actividad de los más de 30.000 aficionados al silvestrismode España", la mitad de ellos andaluces (unos 15.000).

El portavoz de los aficionados al silvestrismo también detalló que la FAC "ha presentado por tanto al Gobierno de España un contrainforme para que rebata en Bruselas los argumentos de los ecologistas", que según la Federación "no se basan en informes científicos y rigurosos como los elaborados por las universidades de Málaga y Murcia, y por el ICO".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios