Educación

Protesta masiva de los vecinos contra la “precariedad” del IES Fuente Juncal

  • El instituto está masificado y el personal docente denuncia una “nefasta planificación”

El claustro de profesores del IES Fuente Juncal de Aljaraque se movilizó ayer para protestar por la “precaria” situación por la que pasa el centro escolar. El personal docente no estuvo solo y contó con el respaldo del AMPA y del colectivo de padres y madres del municipio.

El patio del centro se convirtió durante la hora del recreo en un espacio para clamar contra la masificación y la “nefasta” planificación por parte de los servicios competentes de la Delegación de Educación de Huelva y de la propia Consejería de Eduación de la Junta.

La masificación en las aulas se presume como uno de los problemas que, desde hace años, se desoye de forma continuada por parte de la Delegación. En este sentido, los ratios de alumnado, si bien es cierto que figuran dentro de la legalidad, sobrepasan con creces los números recomendados para la implantación de una docencia de calidad. A su vez, la elevada cantidad de alumnos exige una ampliación de los espacios con objeto de “reforzar la seguridad de la comunidad educativa”, según señalan desde el IES Fuente Juncal.

Otra de las incógnitas que el equipo docente espera despejar es la puesta en marcha de un horario definitivo, pues hasta mediados de octubre los profesores atravesaban un proceso de reestructuración de listas de los cursos a causa de, entre otras razones, la imposibilidad de hacer efectivas, por parte de la Delegación, las peticiones sobre unidades y líneas de mejora del rendimiento económico del alumnado.

En cuanto a infraestructuras se refiere, el profesorado del IES Fuente Juncal denuncia la falta de un espacio que permita la realización de exposiciones, teatros o talleres. De hecho, los profesores afirman que el pulmón del centro es la biblioteca, un espacio que no está acondicionado para charlas y encuentros que conecten el mundo educativo con la vida ordinaria de los alumnos y sus familias. Igualmente, la biblioteca es también empleada para la reunión del claustro, pues no hay lugar para acoger a todo el profesorado, que consta de 73 miembros.

Las aulas se quedan “pequeñas” para albergar un número de alumnos muy cercano a la ratio que corresponde según la ley más el 10% (solo permitido para casos excepcionales). Las reducidas dimensiones de las clases “obligan a emitir una queja por la falta de calidad educativa”.

El gimnasio es otro de los lugares que no cumple con las medidas ni posee el equipamiento adecuado. Sus instalaciones distan “mucho” de ser las idóneas para ser seguras. Además, la falta de cubierta expone a los alumnos a las “abrasadoras horas de sol”. Igualmente, el personal docente apunta que si llueve, solo pueden hacer educación física las clases que dispongan de gimnasio, por lo que los profesores instan a Educación a llevar a cabo un cambio “drástico”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios