Marisqueo a pie

Los mariscadores denuncian la venta de coquina "con altos índices de toxicidad"

  • Algunos coquineros siguen faenando a pesar del cierre de las ocho zonas del caladero desde hace semanas por biotoxina

Un coquinero a pie se dispone a iniciar la captura de bivalvos. Un coquinero a pie se dispone a iniciar la captura de bivalvos.

Un coquinero a pie se dispone a iniciar la captura de bivalvos. / H. Información (Huelva)

Las ocho zonas del caladero de la coquina de la provincia de Huelva permanecen cerradas desde hace casi dos semanas por contaminación de la toxina DSP. Sin embargo los coquineros de pie han seguido faenando a pesar de la prohibición y venden el molusco por la calle con unos niveles de toxicidad que han llegado a triplican los permitidos por las autoridades sanitarias.

Así lo han expuesto a este periódico representantes de algunas asociaciones de mariscadores, que denuncian la escasa de vigilancia y control por parte de las autoridades para evitar que los furtivos continúan capturando coquina, así como su posterior venta.

Estos mariscadores han asegurado a este diario que han puesto en conocimiento de los ayuntamientos de la Costa occidental de Huelva estos hechos, sin que hasta el momento hayan tomado medidas para acabar con estas prácticas ilegales.

Los ayuntamientos costeros han sido informado de la venta ilegal del molusco

Las últimas zonas que se cerraron al marisqueo (4 de febrero) han sido las de la Barra del Terrón y Desembocadura del Piedras. Previamente fueron clausuradas (3 de febrero) las de Isla Cristina y Mazagón. Matalascañas, Punta Umbría, Doñana Norte y Doñana Sur permanecen cerradas desde el pasado mes. Ésta última desde el día 18 de enero.

En todo este tiempo, la captura de este bivalvo no se ha paralizado y algunos mariscadores han seguido faenando en varias zonas de la Costa occidental, prácticamente “sin control alguno por parte de las autoridades competentes”.

El pasado jueves, se procedió a la recogida de muestras para determinar la viabilidad de abrir el caladero o al menos algunas áreas. Los resultados han sido que el nivel de toxicidad se ha reducido pero es aún bastante elevado.

Desde hace un mes, la clausura de las zonas de Doñana ha provocado la concentración de coquineros en el resto de las áreas que habían permanecido abiertas. Y es que los profesionales con licencia para mariscar dentro del Espacio Natural sí pueden hacerlo en el resto del litoral onubense, si bien los otros mariscadores no pueden faenar en la costa del Parque, lo que es motivo de crítica, por considerarse un agravio comparativo, e incluso de enfrentamiento.

Rastrillos para la captura de coquina. Rastrillos para la captura de coquina.

Rastrillos para la captura de coquina. / H. Información (Huelv)

En las zonas restringidas de Doñana solo pueden trabajar, por el momento, los mariscadores con carné de Almonte, Hinojos, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Villamanrique, Pilas y Carrión (Sevilla).

Los coquineros de la Costa occidental han conocido estos días que algunos de ellos podrán entrar en el Espacio Protegido, pero continúan a la espera de conocer con exactitud cuándo, tras la promesa que realizó el delegado de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible de la Junta en Huelva, Álvaro Burgos, de que iban a poder hacerlo “cuanto antes”.

Según ha podido saber Huelva Información, la Junta ha aprobado la concesión de una veintena de licencias, destinadas principalmente a los mariscadores más próximos a la zona de Doñana, es decir Mazagón y Matalascañas. Coquineros de otras zonas también han presentado una petición para obtener el carné, cuyo plazo de solicitud termina a final de mes. La Administración autonómica también ha concedido ayudas por el cierre del caladero de la coquina por la biotoxina.

Faenar en Doñana es una reivindicación que los coquineros demandan desde hace tiempo para acabar con los agravios comparativos. La nueva orden de marisqueo contempla que los coquineros puedan realizar capturas en toda la costa de la provincia onubense, incluida Doñana.

Según algunos mariscadores, la Junta se “comprometió” a que medio centenar de ellos con licencia pudieran entrar “en el coto”, antes de que finalizara el pasado año.

La Junta autoriza nuevas licencias en Doñana y ayudas por la clausura del caladero

El sector considera que de llevarse a cabo “una buena gestión”, se podría llegar al tope de licencias y tener acceso al litoral de Doñana, una gestión que pasa por reducir la tara establecida en la actualidad.

Algunas asociaciones de mariscadores demandan también la concesión y entrega de nuevas licencias. Hasta el momento, la Junta solo ha concedido 30 nuevas licencias de marisqueo a pie para la coquina, una cifra muy lejana de las 182 solicitudes que se presentaron cuando salió la convocatoria.

Éstas sostienen que con la concesión de tan pocas licencias no se acabará con los mariscadores ilegales sin carné. Para regularizar la actividad y acabar con el furtivismo, que ha proliferado debido a la pérdida de jornales por la parada forzosa de dos meses y el cierre intermitente del caladero debido sobre todo a la presencia de la biotoxina DSP, proponen conceder todas las licencias solicitadas.

Sin embargo, la Administración andaluza lo que sí ha concedido a sido licencias a una decenas de embarcaciones de rastro remolcado, lo que ha valido la crítica de los coquineros a pie, que aseguran que esto supone una sobrecarga para el caladero por la capacidad de captura que tienen estas embarcaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios